Web
Analytics

«No la podía ver…». Amador Mohedano desmonta la supuesta relación idílica de Rocío Carrasco con su madre

Amador Mohedano desmonta la supuesta buena relación que Rocío Carrasco tenía con su madre

Amador Mohedano ha contado su verdad en ‘Sálvame’, dejando varios titulares que afectan a varios miembros de su familia y desmintiendo varios supuestos que se daban como verdades absolutas, entre ellos la idílica unión que Rocío Carrasco mantenía con su madre.

Sobre la relación que Amador tenía con Pedro Carraco, ha sido tajante, «Carraco era un tío encantador, simpático, buena gente, llano, familiar”, ha subrayado, negando las acusaciones de su sobrina de una supuesta mala relación entre ambos. Sobre la separación de su hermana ha desmentido que fuera el boxeador quién tomó la decisión: “Estaban quemados, más Rocío que Pedro”

Discrepancias económicas con Ana Iglesias

También tiene su versión sobre la polémica con la albacea de su hermana, Ana Iglesias, “era una vecina con una hija de la edad de mi sobrina” y ha explicado que su amistad se forjó tras la separación con Pedro Carrasco, ya que fue su abogada en ese momento.

El enfado con Ana Iglesias podría tener motivos económicos, ya que ésta le pidió que redujera su sueldo de manager. Según Amador, se debía cobrar un 20% y “por ser familia” quería convencer a Rocío Jurado de que fuese un 10%.

Para Amador, el reparto de los bienes de Rocío Jurado no fue un problema para él ni para Ana Iglesias como albacea, “esto es lo que ha dejado la fallecida, pues hay que llevarlo a cabo”. Sobre el otro testamento, su hermano volvió a desmetir a Rocío Carrasco, “mi hermana Gloria no sabía nada”.

Amador Mohedano arremete contra su sobrina Rocío Carrasco

Amador Mohedano también ha atacado con dureza a su sobrina y ha dejado claro que la relación que tenía con su madre no era lo idílica que ella quiere aparentar: “Si es que ella, a la madre no la podía ver. Y la madre lo sabía y me lo decía a mí”, ha sentenciado el que fue manager de ‘La mas grande’.

Según la versión de Amador, su hermana solía quejarse de el trato que le daba su hija durante las giras y largas ausencias de casa: “Hay que ver Amador, hay que ver la niña esta, que pasan los días y es que ni me llama, es que no sabe si yo me he estrellado en la carretera, si he estado bien en mi trabajo”

El tío de Rocío Carrasco se mostró muy triste por lo que considera que es una distorsión de la realidad de su sobrina, “una atrevida. Que va a degüello y va a decir todo lo que quiera decir”, asegura. Tal es el cabreo que tiene con ella que ha llegado a desearle un escarmiento para que ponga “los pies en la tierra”