Web
Analytics

“¡No voy a aguantar más gilipolleces de este tío!” Jorge Javier echó a Álvaro de Marichalar del plató, y así se ha vengado él de Telecinco

Jorge Javier Vázquez y Álvaro Marichalar han protagonizado uno de los momentos más tensos de la historia de Sábado Deluxe… ¡y ya es decir! Durante la madrugada del día 16 de octubre, se sentaba el excuñado de la infanta Elena para hablar sobre el procès y explicar su punto de vista sobre el independentismo catalán… ¿qué podía salir mal?

La tensión entre entrevistador y entrevistado fue en aumento desde el primer momento, hasta que un cuarto de hora después de que comenzara la charla, Jorge Javier estalló… ¡y de qué manera!

Eres un maleducado. Buenas noches, Álvaro. Venga, cambiamos de tema. Fuera, venga fuera“, estalló el presentador.

“No voy a soportar que estemos aquí hablando y este tío esté aquí diciendo gilipolleces. Ya le hemos dado un cuarto de hora, bastante ya la patochada. A tomar por saco.”

Lo cierto es que no fueron solo las opiniones de Álvaro, sino su negativa a contestar las preguntas del presentador y los colaboradores —por ejemplo, la muy capciosa “¿te gustan nuestros reyes?“—, lo que terminó por agotar la paciencia de Jorge Javier.

Aquí tenéis el fragmento clave:

https://twitter.com/Erramun2014/status/919352657608929280

Por supuesto, en las redes hubo división de opiniones:

https://twitter.com/xaviioller/status/919347794913169408

https://twitter.com/raichelpf/status/919349223677681664

La cosa no ha quedado ahí: el aristócrata se ha vengado de Jorge Javier publicando una carta abierta en OKDiario, en la que tilda al presentador de “pobre esbirro de la dictadura del mal“.

Además, califica como “un atentado en toda regla contra el principio constitucional básico de igualdad” la manera en que se cortó su entrevista en Telecinco. Este es el texto íntegro, donde también le pega algún palo a Paolo Vasile:

“Agradezco de corazón el noble apoyo que estoy recibiendo de muchas personas que fueron testigos de la intolerable promoción pública de odio, que supuso el ruin atentado en directo contra mi libertad de expresión y mis derechos civiles fundamentales el pasado sábado en Telecinco.

Un atentado en toda regla contra el principio constitucional básico de igualdad, perpetrado a traición desde la inimaginable cobardía de quien dispone a su antojo caprichoso del poder infinito que supone un medio de comunicación masiva como es un programa de TV.

Aunque algo herido, el sacrificio mereció la pena para conseguir mi principal objetivo: proclamar el hecho patente de que nuestros Mozos de Escuadra (la policía de nuestro gobierno de nuestra Generalidad de Cataluña – que financiación juntos todos los españoles) está siendo utilizada por el actual gobierno golpista y sedicioso catalán, para garantizar el incumplimiento de la Ley (como quedó probado el pasado 1 de octubre) sin importarles poner en riesgo nuestra sagrada paz civil. La paz y concordia de los catalanes entre sí y del resto de españoles. Cuando quise proclamar esa verdad contrastada, fui violentamente despojado de la palabra, por quien usa la fuerza de la mentira y el odio ciego.

Dios ayude a ese pobre esbirro de la dictadura del mal.

Es un hecho probado que la actual Generalidad de Cataluña está actuando igual que los abyectos gobiernos totalitarios de corte estalinista o nazi que destrozaron Europa. Controlando la educación y los medios de comunicación, se controlan los sentimientos; las vidas y las haciendas de las buenas personas. Llevan 35 años dando el golpe. Perdono de antemano al “presentador” y a los que colaboraron en hacer posible la perversión de mi imagen pública.

Todos sabemos que no ofende quien quiere sino quien puede.

No debemos esperar honestidad de quien la desconoce.

Perdonar es la mejor forma de intentar hacerles ver su error, para que puedan corregirse algún día y dejen de inocular su virus de vileza a los millones de buenas personas que todavía siguen -inexplicablemente- consumiendo esa clase de programas convertidos en orgías de deshonor y maldad sin límites. Se me hace más difícil personar a los propietarios -extranjeros- de la cadena de TV, siempre dispuestos a sembrar en España su ruina moral y odio estéril, a cambio de sus codiciados treinta denarios de traición absoluta a nuestros valores fundamentales europeos; a nuestra noble convivencia entre españolas y a nuestra sagrada paz civil.

El “divide et impera” no pudo doblegar los valores hispanos de nuestra valiente Numancia hace ahora 2150 años y no podrá tampoco truncar hoy los principios fundamentales que sostienen el alma limpia y ancha de la gran mayoría de los españoles.

Ha quedado patente que la cacareada “libertad de expresión” no existe de verdad -para todos- en España, porque la información está secuestrada a través de los medios de comunicación controlados por gobiernos autonómicos sediciosos; o partidos políticos constituidos en virtuales estructuras mafiosas de poder; o grupos de comunicación extranjeros; o personajes desleales a la idea de unidad territorial y concordia plural entre las personas.

Lo único que nos queda es ser conscientes de la precaria situación en la que ha quedado nuestra Libertad, para poder así recuperarla con valentía y mantenerla con honor. Un primer paso puede ser evitar consumir esos programas cuidadosamente programados para desarbolar la moral y los principios de las personas de bien.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.