“O pagas o no vienes”: La polémica decisión de una madre que cobra a sus hijos por la cena navideña

Su madre les exige dinero para invitarles a la cena de Navidad.

¿Te imaginas que tu madre te cobre por la cena de Navidad? Pues eso es lo que hace Caroline Duddridge, una abuela de 63 años que vive en el Reino Unido y que ha causado revuelo por su peculiar forma de celebrar las fiestas. Resulta que Caroline no invita a su familia a la cena, sino que les cobra una tarifa por participar. Y no solo a sus hijos, sino también a sus nietos, ¡incluso a los más pequeños!

Caroline no es nueva en esto. Lleva seis años cobrando a sus familiares por la cena de Navidad. Dice que es una “obviedad” y que así les da una “lección importante a los niños”, según contó al diario Daily Mail. Además, asegura que es la única forma de hacerlo, porque así se ahorra dinero y se evita el estrés de organizar todo sola.

Caroline tiene cinco hijos, dos varones y tres mujeres, que tienen entre 24 y 37 años. Todos ellos deben pagar por su parte de la cena, de lo contrario no podrán entrar a la casa de su madre. Así lo confirmó la propia Caroline en una entrevista con la BBC. “Si no pagas antes del 1 de diciembre, no entrás”, dijo entre risas a BBC 5 live.

“O pagas o no vienes”.

Pero no solo eso. Caroline también revisa su cuenta bancaria para ver quién ha pagado la cena de Navidad en noviembre. Así lo explicó a la revista Fabulous Magazine. “Ingreso a mi cuenta bancaria y verifico quién ha pagado la cena de Navidad en noviembre”, dijo. Y agregó que si alguien no paga, no hay problema, pero que no espere que le guarde un plato.

¿Y cuánto cobra Caroline por la cena de Navidad? Pues depende. A sus hijos varones les cobra 15 libras, que serían unos 30 euros. A sus hijas mujeres les cobra 10 libras, algo más de 10 euros, porque dice que tienen más responsabilidades familiares y trabajan a tiempo parcial. A los nietos mayores de cinco años les cobra 5 libras, unos 5 euros, y a los menores de cinco años les cobra 2,50 libras, unos 2 euros.

Caroline dice que cobrarles a los niños es “una lección de vida importante”, aunque reconoce que puede sonar “duro”. Pero dice que así les enseña el valor del dinero y el esfuerzo que implica preparar una cena de Navidad. Por supuesto, las parejas de sus hijos también deben pagar si quieren asistir.

Caroline quedó viuda desde 2016 y dice que desde que empezó a cobrar por la cena de Navidad, todo ha mejorado. Dice que ahora la cena es una colaboración entre todos, porque pueden opinar sobre qué comer y qué beber. Además, dice que nadie se queda con hambre ni con sed, porque cada uno paga por lo que consume.

Caroline no es la única que cobra por la cena de Navidad. Según el diario Daily Mail, una de cada cinco familias en el Reino Unido hará lo mismo este año. Y según una encuesta de la firma Nous, más de la mitad de los británicos está preocupada por cómo pagar los gastos de las fiestas de fin de año.

El Reino Unido está atravesando una crisis económica, con una recesión declarada desde noviembre y una inflación que supera el 11%, la más alta en 41 años. Esto afecta el bolsillo de muchas familias y el tejido empresarial del país. Por eso, quizás la idea de Caroline no sea tan descabellada como parece. ¿Tú qué opinas? ¿Pagarías por la cena de Navidad con tu familia?