Web
Analytics

Olga Moreno no puede más y se pronuncia en directo contra Telecinco: “El despido de mi marido fue injusto”

La mujer de Antonio David Flores se sinceró ante las cámaras.

Decir que el documental de Rocío Carrasco no está dejando indiferente a nadie, es quedarnos muy cortos. Desde la misma noche de su estreno, el relato de la hija de “la más grande” ha generado todo tipo de comentarios a lo largo de todo el país. No solo ha sacudido el mundo de la prensa rosa, sino que ha terminado siendo objeto de debate en las redes sociales, e incluso entre la clase política.

Después de la emisión del primer capítulo, hemos tenido que asimilar confesiones tan fuertes como “Antonio David es una mente diabólica que me ha quitado lo más importante de mi vida”. Rociíto denunció que su ex la amenazó con quitárselos en más de ocasión tras su separación. “Me decía te los voy a quitar, te van a odiar”. Visto lo visto, finalmente cumplió la cruel promesa.

Lo peor de todo es que durante años, el ex guardia civil  se ha paseado por numerosos platós de televisión defendiendo su figura de “padre modelo”. Mientras tanto, echaba por tierra la imagen de su ex mujer, sin que nadie le pidiera que aportara alguna prueba que confirmara sus afirmaciones.

“Ha hecho que mis hijos se lo crean, después de tanto escucharlo. Ha conseguido que me odien. No puedes arrancarle la figura materna a unas criaturas tan pequeñas. Y él lo ha hecho”, contó Rociíto.

La mujer de Antonio David Flores se sinceró en la isla de Supervivientes.

Olga Moreno voló hacia Honduras para participar en Supervivientes cuando solamente se había emitido una pequeña parte del testimonio de Rocío Carrasco en la docuserie. Sin embargo, entonces ya se conocía la drástica decisión de Mediaset de prescindir inmediatamente de Antonio David Flores. El ex guardia civil desapareció de todos los programas de la cadena, tras haberse considerado que lo que estaba relatando Rociíto era incompatible con seguir dándole voz.

En ese momento se contó que Olga se llegó a plantear si ir al reality, o revocar el contrato para quedarse junto a su marido. Tras el despido, reconsideró la idea, probablemente porque el dinero que iba a ganar iban a ser de los pocos ingresos que iban a entrar en su casa durante un largo periodo de tiempo.

Lo cierto es que el aislamiento de Supervivientes impide a Olga saber qué está pasando en España, y de qué manera se están desarrollando los acontecimientos. Por eso, desde Honduras intenta mandar mensajes que pretende que calen entre la audiencia.

Durante unos cuantos días ha insistido en lo buen padre que es Antonio David, y ahora ha decidido empezar a defender su papel como profesional de la televisión. Olga criticó delante de las cámaras a la cadena para la que está trabajando, dejando claro que esta no ha obrado bien con su marido.

Concretamente, en una conversación con Carlos Alba, Moreno le dijo que cuando salgan del concurso le presentará a Antonio David, y que a pesar de su imagen chulesca es muy buen hombre y cae bien a todo el mundo. A pesar de que la docuserie esté demostrando que esto no es así.

Los halagos de la concursante continuaron, y llegó a mojarse sobre la polémica decisión de Mediaset. Olga calificó de “muy injusto” el despido fulminante de su marido, considerando que se produjo por motivos no justificados. Para ella, el relato de Rocío Carrasco no invalida a su marido como tertuliano.

Por supuesto, ella no sabe que en España se siguen descubriendo datos de su esposo que están causando un gran rechazo entre el público en general. También hay que destacar que en las últimas semanas ha crecido la desconfianza hacia las palabras de Rociíto, que ahora mismo cuenta con muchos detractores que ponen en duda su relato.

En todo caso, Olga sigue intentando blanquear la imagen de su marido, a pesar también de las mujeres que aseguraron haber tenido aventuras con Antonio David mientras este estaba ya con la actual participante de Supervivientes. Él lo negó todo, pero Olga decidió marcar cierta distancia y Antonio David se apartó durante unos días de Sálvame por los problemas personales que le estaba acarreando.