Olvidan en Barcelona a una niña de 3 años en el autobús de la ruta al cole y la encuentran 7 horas después

Se investiga lo que pudo suceder para depurar responsabilidades.

Una niña de 3 años de la escuela Maria Ossó de Sitges (Garraf) se quedó sola en el autobús escolar durante toda la jornada de este lunes, sin darse cuenta de nadie, ni los dos monitores, ni el conductor ni ninguno de los 61 alumnos que viajaban en el mismo autobús.

El Consell Comarcal del Garraf, que es el responsable del servicio de bus en la región, ha anunciado este martes que está iniciando una investigación para esclarecer los hechos y establecer responsabilidades.

Por el momento, serán suspendidas cautelarmente las dos monitoras que trabajan en esta línea, en la que se transportarán más niños. Los números del Consell Comarcal sugieren que precisamente en este curso habían aumentado el número de monitores en la línea -de una a dos- como resultado del gran número de niños que transporta.

A pesar de que la niña estaba en pleno periodo de adaptación -apenas comenzó el colegio hace unos días- el autobús la recogió en la ruta matinal para llevarla al centro a las nueve de la mañana, ella no pudo bajar del autobús debido a las causas que ahora se investigan y que Gallardo confía se resuelven.

La presidenta del Consell llamó a las dos empresas implicadas, -la del transporte y la del servicio de monitores- para que den cuenta de los hechos, que se consideran «muy graves».

«El mismo lunes por la noche abrimos diligencias. Firmé un decreto para abrir un expediente informativo a las dos empresas. Es muy urgente saber qué pasó y revisar los mecanismos para que no vuelva a suceder. Los niños han seguido yendo al colegio este martes y lo harán este miércoles y las familias tienen que sentirse seguras. Tienen que estarlo», señala Gallardo.

Un trabajador localizó a la niña dentro del autobús, no fue hasta las cuatro de la tarde, siete horas después de la hora en la que la niña debería haber bajado del mismo, cuando el mismo autobús, de una empresa de la zona, había comenzado el recorrido vespertino para devolver a los 62 niños de Maria Ossó que usan este servicio a sus casas, cuando se descubrió que estaba dentro. .

La niña fue trasladada a un centro médico donde los especialistas certificaron que estaba bien. El lunes no fue de mucho calor como otras jornadas anteriores, y la pequeña, de tres años, llevaba su almuerzo y la cantimplora a la escuela con la mochila.