Web
Analytics

¿Os acordais de Mariano Alameda, Iñigo en ‘Al salir de clase’? Pues ha reaparecido con un aspecto —y ocupación— muy diferente

Si crecisteis en los 90, seguro que la cara de Mariano Alameda os resultará muy familiar. Eso si no estabais directamente enamoradas de Iñigo, uno de los protagonistas de Al salir de clase, y seguramente el personaje más popular de los interpretados por el por entonces jovencísimo actor.

al-salir-de-clase-01_gallery_a

Mariano Alameda nació en 1972 y cursó Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, donde conoció al mismísimo Alejandro Amenábar, quien por lo visto le animó a ser actor.

Su carrera estuvo desde muy pronto ligada a la pequeña pantalla. Tras trabajar durante unos meses en la serie Hostal Royal Manzanares, junto a Lina Morgan, Fernando Delgado y Maria José Alfonso, Mariano Alameda pasó a ser uno de los protagonistas de Al salir de clase en 1997, en la que durante más de 600 capítulos y durante tres años interpretó a Íñigo.

al-salir-de-clase-06

En 2000 abandonó la serie para dedicarse al teatro y al mundo del doblaje, pero no tardaría en volver a la televisión: en 2002 participó en la telenovela La verdad de Laura. Durante la promoción de ésta, el joven actor declaró que “si un actor está bien en un culebrón, que es el género con más cosas en contra, está bien en cualquier trabajo“. Ese mismo año consiguió un papel del largometraje norteamericano Welcome to Ibiza.

mariano_alameda

Desde 2003 se ha dedicado principalmente al teatro, aunque fue muy celebrada su aparición en Aquí no hay quien viva, donde encarnó a Diego, un bisexual que entablaba una relación con un periodista llamado Mauriinterpretado por Luis Merlo— y que concluiría cuando inició un romance con AbelAlberto Maneiro—, el niñero que éste contrató para cuidar de su hijo.

En 2006 el actor fundó el Centro de Meditación Nagual, un espacio de autoconocimiento, yoga y evolución humana en general. Durante algunos años compaginó esta ocupación con la interpretación, pero desde 2010 permanece apartado de la interpretación, dedicándose de manera exclusiva a impartir clases de yoga y conferencias sobre desarrollo personal, meditación y relajación.

maxresdefault

Según se ha dicho, dio volantazo y se desprendió de lo inservible para abrazar el yo profundo. “Bueno, de aquel tiempo actoral sólo echo de menos las giras de teatro, porque nos lo pasábamos superbien“, dice el actor.

“Si acaso fue un proceso con varios clicks. Ser joven, guapo, rico y famoso no me estaba haciendo más feliz. Pero gracias al dinero que conseguí como actor pude viajar a Japón, Tailandia, Nepal, Tíbet o La India y encontrar otros modos de transmisión de otras ideas más pertinentes para el mundo actual, hallar una mezcla de lo más útil de las tradiciones espirituales que la Humanidad ha dado.”

maxresdefault-1

Eso sí, quiere aclarar algunas cosas que se han dicho sobre este cambio radical en su vida:

“Mil veces me han dicho que si estoy en una secta. Es un término pasado de moda. Pero el PP es una secta, el PSOE es una secta, el Real Madrid, el Barcelona…. Toda organización cultural con una estructura es una secta. Se utiliza para todo aquello que no quieren que se difunda, por ignorancia. El problema es que ha habido sectas peligrosas con suicidios colectivos, violando niños y buscando ovnis… Si tengo una fábrica de aceitunas y me forro a todo el mundo le parece bien; y si monto una academia de yoga y me forro, entonces, es ¿una secta?”

¿Y si le pidiera su viejo amigo Amenábar que volviera a la interpretación?

“Si me propone algo chulo a lo mejor diría que sí. No espera, lo veo complicado. Yo cada seis o siete años me aburro y me meto a otra cosa. Pero esta vivencia interior, como concepto, ya no lo puedo dejar.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios

Os dejamos con la increíble historia de esta otra querida actriz y presentadora: de Al salir de clase, a franciscana en Tierra Santa.

Vía Elegí mal día.