Web
Analytics

“Para mí era insostenible”: Sara Sálamo dejó de llevar a su hijo a la escuela porque lloró el primer día

La historia de la actriz ha levantado diversas opiniones al respecto.

Para muchos, Septiembre es el comienzo de una nueva temporada. También para los niños, ya que es el mes que en el que sucede la temida “vuelta al cole”. Temida tanto por los niños como por los sufridos padres.

Muchos rostros conocidos han ido compartiendo en sus redes sociales cómo ha sido el primer día de escuela de sus hijos. Algunos niños han soltado alguna que otra lágrima, muchos se han reencontrado felices con sus compañeros, y otros han inventado algún que otro truco para hacer más llevadera la separación de sus padres después de los meses de verano.

Paola Roig, psicoterapeuta y experta en la maternidad feminista, opinó en sus redes sociales obre el primer día de escuela. La experta lanzó una pregunta: “¿Dejar llorar es parte de la adaptación?”. A lo que ella misma respondía que “no es normal”.

Según explicó, durante años se ha comulgado con aquello de “deja que llore y vete sin mirar atrás, que es parte del proceso. Deja que llore, que en tres días se le pasa”. Pero la psicóloga dice “basta” ante esta teoría.

“Ya no trago más. Dejar a una criatura de 1, 2 o 3 años en un lugar que no conoce, con personas a las que no conoce de nada, el primer día que pone un pie en ese espacio, es violento”, escribió en su cuenta de Instagram. La psicóloga considera que la solución no pasa por “hacer ver que no pasa nada” y pide que se luche por adaptaciones dignas, ratios aceptables y un permiso laboral que permita acompañar a los niños al colegio

“Basta de violencia hacia las criaturas. Son niños, pero sienten”, terminó diciendo.

Sara Sálamo contó su experiencia de adaptación con su hijo.

La publicación de la psicóloga suscitó cantidad de comentarios con opiniones muy diversas. Una de ellas fue la de Sara Sálamo que, totalmente de acuerdo con la psicóloga, quiso hacer pública su experiencia. “Mi hijo de dos años sigue sin ir a la escuela porque se dio esta situación y para mí era insostenible que pasara por algo así”, contó.

Paola Roig respondió a su mensaje y le agradeció la tarea de “nombrar y visibilizar” que hace a diario. Pero otras muchas madres no estuvieron de acuerdo con su historia. “Pues es una suerte porque la mayoría de la gente no puede permitírselo”, “Hay veces que para seguir trabajando necesitamos la escuela, nos guste o no”, “También tenemos que tener un poco de paciencia, todos llorar al entrar” o “Tu hijo de dos años llorará igualmente el curso que viene, o quizá más porque sea más consciente”, fueron algunas de las respuestas que recibió.

Sara Sálamo criticó al sistema.

Consciente del revuelo ocasionado, Sálamo desarrolló su punto de vista en otra historia de Instagram: “Esto jamás ha sido una crítica a las madres y padres que sufren esta situación. Es una crítica al sistema. A los periodos de adaptación cortos, rigurosos (cada niño y niña tiene sus tiempos) y, en algunos casos, inexistentes”, puntualizó. “A un sistema para el que la conciliación sigue siendo una utopía y en el que tanto madres como bebés sufrimos las consecuencias”, lamentó.

Sálamo reiteró que el hecho de “que sean pequeños, no significa que sus lágrimas no valgan”, afirmando que “CUESTIONAR” es la única solución que se propone ante cualquier asunto. “No todo lo establecido es lo bueno. No porque nuestra generación pasara por algo que nos hizo daño, tenemos que repetir el patrón con nuestros pequeños. Habrá que hacer y hacerse preguntas para mejorar las cosas”, propuso a sus lectores.