“Parece mi abuela con arrugas”. Ramon, decepcionado con el físico de su cita no se calla, pero la respuesta de ella es mágica

Anuncios

First Dates: Maite y Ramón, una cita sin química ni compasión

First Dates sigue mostrando las aventuras y desventuras de los solteros que buscan el amor en la televisión. El programa de Cuatro, presentado por Carlos Sobera y Laura Boado, recibió el martes por la noche a una pareja de veteranos que no congeniaron en absoluto. Se trata de Maite y Ramón, dos catalanes de 84 y 88 años respectivamente, que se decepcionaron mutuamente desde el primer instante.

Anuncios

Maite acudió al restaurante del amor acompañada de su nieta Noelia, que fue la culpable de que se apuntara al programa. La soltera tenía claro lo que buscaba en un hombre: “dinero y pelo”. También rechazaba a los obesos, porque le parecían “inactivos”. Ramón, por su parte, se presentó como un hombre “activo” y “chaval”, que quería dejar de estar solo tras enviudar hace seis años.

First Dates: Maite y Ramón, una cita llena de críticas y reproches

Cuando se vieron las caras, ninguno de los dos quedó satisfecho con el aspecto del otro. Maite lo encontró “poca cosa” y “consumido”, mientras que Ramón le criticó los “dientes podridos”. Durante la cena, los solteros intentaron conocerse mejor, pero solo consiguieron sacarse más defectos. Ramón le contó a Maite que le gustaba caminar y hacer sopa de letras, a lo que ella respondió que le daba “penita” y que parecía que pasaba “mucha hambre”.

Anuncios

La diferencia de edad tampoco ayudó a crear un clima de complicidad. Ramón se sorprendió al saber que Maite era cuatro años menor que él, y le dijo que parecía su “abuela con arrugas”. Maite, por su parte, le replicó que se veía “consumido”. Además, los solteros no se mostraron muy empáticos con las experiencias personales del otro. Maite le habló a Ramón de su accidente de coche y de la muerte de dos amigas, y él le reprochó que hablara de la “muerte”.

First Dates: Maite y Ramón, una cita sin final feliz

Anuncios

El momento de pagar la cuenta fue el colofón de una cita desastrosa. Ramón quiso tener un detalle con Maite e invitó a la cena, pero ella se negó en rotundo y le dijo que pagara su parte. La decisión final no dejó lugar a dudas: ambos se rechazaron y se despidieron sin ningún interés. Maite y Ramón demostraron que no había química ni compasión entre ellos, y que el amor no siempre está al alcance de todos en First Dates.

Anuncios