Paz Padilla renunciaría a su trabajo en Telecinco y señala a dos compañeras

El futuro de Paz Padilla, en entredicho.

Los últimos meses de Paz Padilla han sido, sin duda, complicados. Han estado marcados por la pérdida de su marido, su madre y su suegra con muy poco tiempo de diferencia. La televisiva ha encontrado algo de felicidad al volver al trabajo que más alegrías le ha dado en los últimos años, su faceta como colaboradora en diversos programas de Telecinco, como Sálvame.

Pero varias agrias polémicas en las que se ha visto envuelta la gaditana pusieron en entredicho su continuidad en el magacín de Telecinco. Unas palabras de Paz Padilla sobre la efectividad de la vacuna contra el coronavirus generaron el enfado de Belén Esteban. “Las vacunas no sirven para nada”, dijo Paz Padilla en un controvertido directo con Anne Igartiburu y María del Monte de hace unos días.

En él, dijo que la vacuna no era efectiva para evitar el contagio de la nueva variante del virus y estas palabras, además de sus errores a la hora de pronunciar el nombre de la variante o de hablar de la proteína de la vacuna, encendieron a Belén Esteban. La colaboradora de Sálvame se mostró crítica con las palabras de la presentadora, y apuntó que está “mal informada” y que hay que tener responsabilidad individual de cara a la pandemia y su fin.

Días después, la princesa del pueblo se sentó en el PoliDeluxe para confesar cómo se sintió tras su rifirrafe con la presentadora: «Me sentí sola, pero yo tampoco quería que mis compañeros salieran porque era una cosa de Paz y mía», dijo.

Después de su confesión, la colaboradora mandó un mensaje muy directo a Padilla, quien hizo una imitación de Belén Esteban durante su discusión: «Lo de cerrar los ojos, ponerlos en blanco y decir ‘¿vale?’ es una cosa mía y nadie me tiene que hacer burla».

Paz Padilla no quiere regresar a Sálvame.

Belén no es la última que se ha enfrentado a Paz Padilla, ya que otra colaboradora parece haber seguido sus pasos: María Patiño. Sea como sea, la revista Semana asegura que Paz Padilla se ha servido sus redes sociales para dejar claro que no quiere saber nada de sus antiguas compañeras y enviarles un mensaje.

Aunque en el pasado fueron amigas, los problemas recientes parecen no tener solución, como demuestra el hecho de que haya dejado de seguir a ambas en sus redes sociales. Algo que habría sorprendido a Belén, que no esperaba que su enfrentamiento con Paz Padilla terminara de una forma tan radical.

La gaditana no querría volver a Telecinco, y tampoco estaría dispuesta a coincidir con la ex de Jesulín de Ubrique. Cabe destacar que no volver a la televisión no será un inconveniente para Paz Padilla, ya que es propietaria de negocios bastante rentables.

Paz Padilla, decepcionada con la cadena.

Paz Padilla siempre ha tenido un papel fundamental en Mediaset, al tratarse de una de las pocas presentadoras que no le teme a nadie. La gaditana no se muerde la lengua, ni tiene pudor a la hora de hacer lo imposible para entretener al público y conseguir que los espectadores no cambien de cadena.

Por ese motivo, le habrá sorprendido saber que ya tiene sustituta. La periodista Adela González se ha incorporado al equipo de Jorge Javier Vázquez para tratar de recuperar el éxito que ha perdido el programa. Aunque desde que se marchó Paz Padilla, la audiencia ha caído en picado, y los responsables del espacio no saben qué hacer para encontrar una solución.

La humorista era muy querida por un público que echa de menos su talento delante de las cámaras.

María Patiño no se ha pronunciado aún sobre el asunto, pero algunos medios aseguran que Paz Padilla le ha mandado indirectas a través de sus redes sociales. Con Belén habría hecho lo mismo, a pesar de que no tiene intención de arreglar lo sucedido.

Paz Padilla actualmente es propietaria de varias empresas que generan unos ingresos astronómicos, y podría vivir lejos de la televisión sin ningún problema. Sin embargo, ella no puede estarse quieta, y ha emprendido nuevas aventuras que cuentan con el apoyo de su hija Anna Ferrer. Mientras tanto, Belén y Patiño, antiguas amigas de Paz Padilla, optan por guardar silencio, ya que consideran que es lo más prudente.