Web
Analytics

Pedroche incendia el debate de los becarios de Jordi Cruz confesando lo que pasa dentro de Diverxo

La polémica sobre el tema del momento sigue más viva que nunca. El chef Jordi Cruz sigue recibiendo las feroces críticas de las redes sociales por tener a “becarios” o “stagiers” trabajando en su restaurante diez, doce y hasta catorce horas diarias por el módico precio de cero euros. Pero es que aprenden mucho, justifican algunos.

Hombre, vamos a decirlo todo: aprenden y se dejan el lomo para que este señor se pueda comprar un palacete valorado en tres millones de euros. Y no, no les ponen una pistola en la cabeza para que trabajen gratis, como tampoco lo hacen con el que está cobrando tres euros la hora porque tiene que mantener a su familia, o el que trabaja en negro porque no le contratan y ser un falso autónomo le supone más del 70% del sueldo.

Como decía ayer un usuario de Twitter, hemos pasado de quejarnos de que mil euros mensuales era “un sueldo de mierda”, a debatir si trabajar gratis está bien o mal. Nos tienen donde querían, y no nos hemos dado ni cuenta.

 

Es más, hasta él mismo reconocía que hay temporadas que estos trabajadores son el 80% de su plantilla, y que sin su mano de obra gratis su negocio sería inviable. A ver, Jordi, aprender no es trabajar gratis, si quieres enseñar montas una academia de cocina, no te llenas las bolsillos gracias al trabajo –no remunerado– de otras personas. Eso que haces tiene un nombre muy feo: esclavismo.

Un tema muy polémico del que todo el mundo está hablando y que no podía pasar sin la opinión de la incombustible Cristina Pedroche, que ha salido en defensa de su marido, el chef y dueño del DiverXO, David Muñoz (o Dabiz Muñoz).

“Lo primero que hay que entender es la diferencia entre ser becario y ser un ‘stagier’. Los becarios hacen las prácticas de las escuelas de hostelería, tienen un convenio que pueden venir ciertas horas a los restaurantes y, por supuesto, todo el mundo tiene que hacer sus prácticas cuando termina el curso. 

El problema está en los ‘stagier’, que no es un problema en sí, es que son profesionales que quieren aprender de los mejores. Esta gente podría tener un sueldo elevado en cualquier restaurante, pero quieren aprender de los mejores, del DiverXO, Martín Berasategui, Jordi Cruz…. 

En Diverxo no contamos con ‘stagiers’, alguna vez los hemos tenido por alguna cuestión personal, pero no tenemos. El ‘stagier’, por supuesto, está dado de alta, tiene un sueldo, más o menos, en función de las horas que pueda hacer. Lo que pasa es que los ‘stagiers’ tienen una jornada de cinco horas y, claro, en cinco horas no ves todo el servicio, entonces se quieren quedar más horas, ese es el problema”.