Web
Analytics

Pidieron a la cuidadora de su perro un vídeo para comprobar que estaban bien y… bueno, mejor lo véis

Durante unas vacaciones de 10 días de una pareja, la persona que se quedó al cuidado de su perro Wilson les estuvo enviando vídeos del perro para que vieran que se encontraba perfectamente.

¿El giro? Que en los vídeos el perro estaba disfrazado, mientras la cuidadora hacía imitaciones y ponía acentos de dudosa calidad y gracia.

No acaba de demostrar el bienestar del perro, pero es mucho más divertido así:



Como podéis ver, la estrella indiscutible es Wilson, que mira cada vez con más apatía, preguntándose por qué esta friki ha sustituido a sus dueños y le habla de esa forma tan rara.

Wilson obviamente es un perro demasiado tranquilo para estas tonterías, y por haber aguantado este trance se merece que la próxima vez le lleven a un hotel canino de cinco estrellas.