Web
Analytics

“Por ahí no paso”: El cabreo de Lidia Torrent con un comensal de ‘First Dates’ que acaba en huida

La presentadora no pudo callarse.

Parece que First Dates sigue, un año más, manteniendo intacta su capacidad de sorprender. Algo que parece increíble, si tenemos en cuenta que trata de un programa con varios años a sus espaldas. Afortunadamente para Cuatro, sigue manteniendo una audiencia fiel, y un gran seguimiento en las redes sociales.

Pero lo mejor de todo es que, gracias al programa que sigue presentando Carlos Sobera, estamos aprendiendo mucho sobre cómo ligar en el mundo moderno. De paso, también visibiliza a minorías o nos da verdaderas lecciones de tolerancia… y, a veces, nos enseña qué es lo que bajo ningún concepto tenemos que hacer en una cita.

Algo así ocurrió en una reciente cita que terminó con huida. La cena de Lola y Miguel comenzó con normalidad, y nada hacia presagiar que terminará interviniendo la propia Lidia Torrent, movida por un cabreo monumental con el pretendiente.

Los comensales se dieron este lunes cita el pasado lunes 20 de septiembre en First Dates. Los dos parecían llegar al restaurante con intención de encontrar el amor, sin embargo poco a poco se fue descubriendo que a Miguel le movía otro propósito: darse a conocer entre los espectadores de Cuatro.

Y es que Miguel también es conocido como el mago Nanu Ferrari. Desde el primer momento, el pretendiente mostró escaso interés en conocer a Lola. En cambio, reiteró una y otra vez sus deseos de entretenerla con trucos de magia. Esto, como es natural, no sentó nada bien a la soltera, que había acudido al programa porque genuinamente quería encontrar el amor.

Lola aguantó el tipo estoicamente, pero legó un punto de la cita en que no pudo contenerse. En un momento dado, él le solicitó a Lidia Torrent que le trajese un globo para hacer un truco con el que pudiese impresionar a su cita. La camarera, viendo el mal trago que le estaba haciendo pasar, decidió intervenir.

“¿Tú crees que has aprovechado el tiempo para conocer a Lola? Es una pregunta muy seria”, le espetó. Pero Miguel hizo oídos sordos: “Yo he venido aquí para que se entretenga”. “Igual ella no necesita que tú la entretengas”, le respondió enfadada Lidia.

“Me voy a desentender, yo ya te he hecho una sugerencia”.

Sin embargo, el mago se mostró seguro de sus decisiones. “Sí, lo está deseando”, dijo. En ese momento, Lola le cortó asegurándole que no, y Torrent refrendó su reacción: “Ella no opina lo mismo, si es que es muy sencillo”, dijo.

“Yo no vengo aquí a ver un espectáculo, vengo a conocer a una persona”, explicó la soltera, que se desahogó en el confesionario del programa: “Es un teatrillo, eso es lo que creo que ha hecho este señor”, añadió.

“Yo me voy a desentender, respeto lo que ella elija y respetaré lo que tú elijas. Yo ya te he hecho una sugerencia y está en tu mano hacer lo que te plazca, por supuesto”, sentenció Lidia Torrent antes de volver a su puesto en la recepción del programa.

Aunque le dejó bien claro el asunto a Miguel, el mago se mantuvo en sus 13. Finalmente, Lola perdió la paciencia y se marchó: “Si te han dicho que no es que no. Yo lo siento, pero no, me voy. Por ahí no paso. Yo me voy, lo siento”, le repitió en varias ocasiones mientras recogía sus cosas.

“Me ha parecido toda la cena fuera de lugar y he salido corriendo. Me habría ido antes, pero por educación no lo he hecho”, confesó acto seguido tras despedirse de Lidia, no sin antes comprometerse a regresar al programa para tener otra cita en el futuro.

“Agradezco que hayas venido. Nosotros tratamos de hacer las cosas lo mejor que se puede, pero a veces hay cosas que se escapan de nuestra mano”, se explicó Lidia. Mientras Lola se marchaba del restaurante, sentenció a Miguel: “Quedároslo, ¡madre mía!”, exclamó.

Y tú, ¿qué opinas?