Web
Analytics

¿Por qué el envoltorio de los Sugus de piña es azul? Resolvemos uno de los grandes misterios de la humanidad

Los Sugus nos han acompañado desde los primeros años 60. Su popularidad desde hace muchos años ha sido tal que ha pasado a denominarse “sugus” a cualquier caramelo masticable, aunque no perteneciese a esta marca. Su origen hay que buscarlo dentro de la empresa chocolatera suiza Suchard, que los creó en 1931. El nombre viene de las lenguas escandinavas, “suge“, que significa “chupar“.

sugus_n-672xXx80

Los hay de diversos sabores: limón,naranja, piña, fresa, manzana, menta, albaricoque, tutti–frutti, uva y cereza, indicados según el color del envoltorio —amarillo, naranja, azul, rojo claro, verde claro, verde oscuro, naranja claro, rosado, violeta y rojo oscuro, respectivamente—, que es característico del caramelo.

Espera, ¿hemos dicho que el sabor de piña está representado por el color azul? ¿Pero qué invento es este? El motivo por el que este sabor, que por cierto es de esos que lo amas o lo odias, fue representado por el color azul, es algo que nos ha dado quebraderos de cabeza durante toda nuestra vida.

Por Internet han circulado todo tipo de teorías y leyendas urbanas. Hay una muy popular que apunta a que se trataría de un homenaje a la bandera de Barbados, el mayor productor de piñas del mundo.

bb

Por lo visto, se ha llegado a contactar con la empresa que comercializa actualmente los Sugus, Wrigley, y gracias a su respuesta se ha podido descubrir el misterio detrás de esta elección:

Cuando Wrigley compró la marca Sugus en 2005 a Suchard, el envoltorio de los Sugus sabor piña ya era azul. Al elegir el color del Sugus de piña se pensó que debería ser amarillo o marrón“, apunta Wrigley. Sin embargo, el color amarillo ya estaba destinado al Sugus de limón y el marrón siempre ha estado asociado al chocolate… así que “Suchard se decidió por el azul“.

En otras palabras: ¡por descarte! ¿Cómo os quedáis?

Por cierto, otras cosas que os cambiarán la vida: habéis estado usando los Post-its de manera equivocada toda vuestra vida.

Vía Elegí mal día.