Web
Analytics

Preparando el terreno para dar un mensaje inesperado

Siempre es difícil compartir una mala noticia, ya que es un mal trago tanto para la persona que la recibe como para la que la da. El hecho de que una persona conozca por nosotros unos hechos que le van a sentar mal genera un sentimiento de incomodidad tan fuerte que puede dar lugar a malentendidos, o crear problemas añadidos.

Por este motivo, saber cómo afrontar estas situaciones es un talento que no tiene precio. Es importante anticipar la reacción de la otra persona, elegir bien el momento, y empezar contando lo más importante, aunque sin brusquedad: es preferible que transcurran unos pocos segundos entre que empiezas a hablar y el momento en el que se cuenta la peor parte de la noticia, para introducir gradualmente el tema. Por ejemplo, podemos seguir los pasos de nuestro protagonista, que se ha coronado en las redes sociales con esta genial forma de dar una mala noticia.

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.