Web
Analytics

Problemas para Telecinco tras la denuncia de Iker Casillas a José Antonio Avilés

Iker Casillas y José Antonio Avilés fueron a juicio.

La noticia saltó el año pasado. Con titulares como «La nueva amiga de Iker Casillas», la prensa rosa mostró una fotografía de una supuesta nueva conquista del portero, desvelando que «se llama Sara, vive en Málaga y la semana pasada estuvieron juntos en Andalucía».

Finalmente resultó ser falso: tras esta información estaba José Antonio Avilés, un personaje conocido por su largo historial. El colaborador de Viva La Vida apoyó su noticia con varios audios, así como documentación entre la que se encontraba un consentimiento firmado por Sara Denez y una fotocopia de un DNI que no se correspondía con el de la joven.

Además, según ABC, las voces de las grabaciones parecían haber sido guionizadas siguiendo unas directrices. A pesar de este escándalo, Avilés siguió ocupando su silla en Viva la vida, donde además no se abordó el asunto ni se pidieron explicaciones al colaborador.

Iker Casillas demandó a Avilés, y ahora se ha celebrado el juicio al que también ha acudido Terelu Campos como testigo. Iker, enfadado con el colaborador, decidió tomar cartas en el asunto «por intromisión ilegítima en el honor y la intimidad».

El despido que Telecinco no puede seguir esquivando.

El cara a cara se produjo esta semana, pero ninguno de los dos quiso hacer declaraciones a la prensa. Mientras que Avilés llegó acompañado de su abogada y sin decir nada, Iker Casillas entró directamente en el juzgado con el coche, por lo que no fue captado por las cámaras fuera del vehículo.

La que sí que contestó a una pregunta ha sido Terelu, que acudió en calidad de testigo. Aseguró que «no fui la única» en escuchar esos audios que, supuestamente, confirmaban el romance.

El silencio de Telecinco clama al cielo y pone sobre la mesa la contradicción de una cadena que despide a Antonio David Flores pero mantiene en su plantilla a una persona que falsificó un título universitario, y hace montajes como este. Ante esto, cabe preguntarse hasta cuándo mantendrá la injustificable relación laboral con Avilés, una persona que vive instalada en la mentira mientras la cadena actúa como cómplice.