Web
Analytics

Raquel Mosquera recibe la sorpresa de su vida y estalla en ‘Supervivientes’

La cosa está que arde en Supervivientes: el huracán Albalá ha llegado a Supervivientes en forma de fantasma del futuro para dejarla “patas arriba”. La más perjudicada, por supuesto, ha sido Sofía, que parece que no sabe cómo enfrentarse a esta situación.

Por un lado, tiene a los llamados “doctores del amor” que hacen todo lo posible por unir la pareja entre Alejandro y Sofía, que son Raquel y el Maestro Joao… y por otro lado, tiene a Logan y Hugo, que “dinamitan” cada día más la posibilidad de reconciliación entre ellos.

Para terminar, una conversación a cuatro bandas entre Sofía, Logan, Hugo y Albalá frente a frente hizo explotar todo por los aires.

Todo empezó mucho más tranquilo, y la primera noche de Alejandro Albalá en la isla fue hasta algo romántica podríamos decir. Sofía y Alejandro durmieron en la misma esterilla ¡y hasta hicieron la cucharita! Pero no estaban solos, y Hugo y Logan, que no daban crédito a lo que veían, se mostraban escépticos: “Sofía nunca ha estado enamorada de él”.

Mientras Alejandro se muere de celos cuando ve a Sofía y Logan juntos, éste le pide disculpas por “haber tenido algo” con ella y le avisa: “Igual te quité un marrón grande”.

Toda esta situación ha provocado que Alejandro Albalá no se crea a nadie al 100%. Como él mismo comenta, en este caso refiriéndose a Hugo haciendo de “consejero del amor”, hay un buenrollismo que le hace desconfiar de todo el mundo.

En el otro extremo, está la visita que ha recibido Raquel Mosquera, aunque no ha sido fácil para ella verla. La concursante tenía que identificar con los ojos vendados a sus compañeros, solamente tocándoles la cabeza. Sin poder ver a cámara, la peluquera admitía estar “muerta de nervios”…

Mientras su hermana Mari, desde el plató de Telecinco, la iba dando consejos en directo, poco podía imaginar que entre las personas que encontraría estaba Isi, su marido.

Empezó a tocarle la cabeza con las manos y, todavía con los ojos vendados, preguntó: “¿Es mi marido?”.

Cuando finalmente desde plató le dijeron que se quitara la venda, confirmó quién había llegado a la isla y se desató la euforia. Con Isi todavía enterrado, Raquel Mosquera se tumbó encima de él mientras lo abrazaba y besaba con pasión. La concursante de Supervivientes no se no podía creer la sorpresa.

En cuanto la pareja de la peluquera comenzó a desenterrarse, abrazó también a su mujer mientras el plató se emocionaba con las imágenes que se estaban captando. Raquel Mosquera se ganó las risas entre todos los miembros del programa al exclamar:

“¡Qué tío más bueno me acabo de encontrar!”

Conscientes de la situación, el equipo de Supervivientes decidió dejar a los tortolitos un rato de tranquilidad.

“Te quiero muchísimo y estoy muy enamorada”, le dijo Mosquera. Sin embargo, aunque reconoció que “os he echado en falta”, aseguró que “voy a luchar, como tú sabes y como yo sé” para hacerse con el triunfo del programa.