Web
Analytics

RIsto —’Got Talent’, ‘Chester in love’— revela sus votos a Laura Escanes, y entre ellos encontramos ZASCAS a sus haters… y a su ex mujer y madre de su hijo

Llegó el día: el pasado sábado 20 de mayo, el conocido presentador Risto Mejide y la influencer Laura Escanes se dieron el “sí quieroen una ceremonia a la que no faltaron muchas caras conocidas del mundo de la televisión, el periodismo, la política… e incluso las redes sociales.

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

No se había visto ninguna imagen de la pareja vestida de novios porque, según algunos medios —y no nos extraña nada—, habría una jugosa exclusiva de por medio. Por ese motivo, además, los invitados habrían tenido muy prohibido publicar en las redes sociales fotografías del enlace. Las únicas imágenes que se habían podido ver han sido las que ha publicado el propio Risto el día después.

En la primera, aparece Risto su anillo de casado:

 

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

En la segunda, su ahora mujer “con resaca:

 

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

Laura Escanes, por su parte, ha publicado una imagen de lo que suponemos es un rincón de la boda. Un sofá con un cartel en el que pone #Toelrrato, la etiqueta que la pareja suele añadir a todas sus publicaciones.

 

Una publicación compartida de Laura Escanes (@lauraescanes) el

Al final, fue la revista ¡Hola! quien avanzó en su número del pasado lunes los vestidos que lució Escanes en la ceremonia, y a la espera de que se publique el reportaje entero, se van conociendo detalles gracias a lo que comparten invitados y los propios protagonistas.

Pero Risto, siempre encantado de conocerse, no ha tenido inconveniente en compartir con sus seguidores los votos matrimoniales que le dedicó a su pareja. Y es que, aparte de su romanticismo, en ellos se escondían algunos ZASCAS a los que critican su relación con la influencer.

Estos son los votos tal y como los ha compartido en su blog:

“Sí quiero que me manches las gafas cuando te enfadas.

Sí quiero que me castigues sin móvil. Tú. A mí.

Sí quiero ver cómo tu armario crece aún más rápido que tus followers, que ya es decir.

Y cómo el mío se hace cada vez más pequeño, irrelevante y monocromo.

Sí quiero abrazarte y que des esos saltitos de ilusión y rabia a la vez.

Sí, quiero que me sigas endosando tu copa de vino cuando no quieres beber más.

Y que hagas lo mismo con la comida.

Y que encima le hagas creer al camarero que fui yo quien no se la acabó.

Sí, quiero tu pasta de dientes siempre abierta y apretada por donde no toca.

Sí quiero todas tus lágrimas de felicidad. Las que tienes ahora y las que derramas hasta en los anuncios.

Sí, quiero mirarte a esos ojazos y flipar todavía de que me estén mirando a mí.

Sí quiero besar tus tatuajes. Todos. Aunque no estén hechos con mi letra.

Sí quiero Roma, sí quiero Santa Mónica, Sí quiero Nueva York.

Sí quiero estar prohibido en Las Vegas.

Y alucinar en Maldivas con algún chamán.

Pero también quiero Las Letras, Puigcerdà y Lesseps.

Sí quiero quedarnos dormidos en el mejor restaurante del mundo.

Pero también las fajitas que nos prepara Ems.

Sí quiero ruiditos de barriga. Y caras de culpabilidad.

Sí, quiero tu forma de jugar con mi hijo, de haberle hecho sentir lo importante que es, y vuestra forma de quereros, y echaros de menos, que ya es vuestra y de nadie más.

Sí, quiero cada una de nuestras reconciliaciones, porque siempre se producen un pasito más allá.

Sí, quiero que el más maduro sea el que más tiene que madurar.

Sí, quiero hacerte reír con mis achaques.

Y con mis manías.

Sí quiero tu manera de decirme que en realidad la vieja eres tú.

Sí, quiero los momentos duros, los malos, los que ya hemos tenido y los que vendrán.

Sí quiero aprender a quererte cada día un poquito mejor, que no más porque es imposible.

Sí, quiero seguir callando bocas a base de amor, de sexo y de amistad.

Sí quiero decirle al mundo que el amor no entiende de género, de raza o de religión, como tampoco le importa la edad.

Por todo eso me hace MUCHA gracia la pregunta de si quiero casarme contigo.

Porque el amor NUNCA pregunta.

El amor llega y te responde lo que ni te habrías atrevido a plantear.

Acaba con tus yo nunca, se carga tus yo jamás.

Por eso, sí quiero pasar el resto de mi vida contigo.

Porque no es que me sienta como en casa.

Porque es que cariño, mi SITA, mi casa… eres tú.”

No han sido pocos los que han señalado que lo de “quiero seguir callando bocas a base de amor, de sexo y de amistad” sería un mensaje dedicado a sus numerosos haters —como por ejemplo al tuitero que le dedicó este trolleo a Risto Mejide y Laura Escanes por el Día del Padre—…

… pero especialmente a Ruth Jiménez, ex pareja de Risto Mejide y madre de su hijo, de quien dijo cuando empezó con Escanes que “será la crisis de los 40“. “Ya es la segunda con 19 años así que debe de ser casualidad, no sé“, añadió con ironía.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.