Web
Analytics

Se confirma la venganza machista del ‘nuevo Tomás Gimeno’: Así se produjo el parricidio planificado

Los datos que de momento han trascendido del terrible caso del parricida de Lavapiés en Madrid son que el padre, Julien Charlon, fotógrafo francés de 47 años afincado en Madrid, asesinó a su hija de 3 años y, posteriormente, se quitó la vida la noche del pasado jueves.

Aunque en estos momentos hay una investigación abierta sobre el terrible caso, fuentes policiales apuntan a un más que posible crimen de violencia vicaria producido como venganza para hacer daño a la madre, su ex pareja, tras una ruptura sentimental. Hecho similar a casos tan mediáticos en España como lo fueron los de José Bretón o Tomás Gimeno.

Julien y María, la progenitora de la niña, se encontraban en proceso de separación y ambos vivían en la actualidad en dos edificios situados frente a frente. El jueves la mujer no pudo contactar de ninguna forma con él ni con la niña, pero desde su ventana veía luz en el piso del padre. Pasado un tiempo de preocupación y angustia decidió avisar a la Policía, y al entrar los agentes al domicilio descubrieron los cadáveres del presunto asesino y de la pequeña.

En las últimas horas se ha desvelado un dato totalmente inquietante, y puede que revelador, sobre las intenciones del parricida, y podría demostrar que el horrible asesinato ha podido ser producto de una macabro plan urdido desde hace tiempo.

En las redes sociales de Julien, en concreto su Instagram, este subió la siguiente publicación el 26 de septiembre de 2019, la cual en su momento pudo tomarse como una simple broma pero tras los dramáticos hechos acaecidos resulta completamente aterrador. Además su propio comentario posterior a la entrada de «cosas que te pasan por la cabeza en vacaciones», pone los pelos de punta.