Web
Analytics

Se desvela el origen de la mala relación entre las reinas Letizia y Sofía

La pelea ante las cámaras entre la reina Letizia y la reina emérita Sofía por una foto con la princesa Leonor y la infanta Sofía, es sin duda el tema de las semana en las redes sociales… y estamos seguros de que la cosa va para largo.

https://twitter.com/rabillodelojo/status/981146332273479683

El episodio sucedió este domingo a la salida de la Misa de Pascua en Mallorca, y aunque no ha sido comentado de manera oficial por la Casa Real ha generado todo tipo de teorías en las redes.

Muchos han tomado partido por Letizia, que para algo es la madre de las niñas, pero sobre todo después de leer la información publicada por la periodista y escritora Pilar Eyre.

En ella, afirma que el rifirrafe podría deberse a que a Letizia no le habría gustado que Sofía hubiera “maniobrado” para que la Infanta Elena —pendiente de resolución judicial— acudiera a la misa de aniversario por el funeral de Don Juan de Borbón.

Otros, incluyendo Marie Chantal Miller, esposa de Pablo de Grecia, sobrino de la reina Sofía y primo de Felipe VI, no ha dudado en criticar a Letizia a través de Twitter.

Y también, claro, bromas en Internet.

Lo que todo el mundo esperaba era saber qué opinaban los implicados sobre el tema, y parece que una amiga de la reina, la periodista Inma Aguilar, tiene la clave. “Estoy desolada” es lo que Letizia habría transmitido a su amiga, de manera extraoficial.

Sin embargo, que la reina Letizia y doña Sofía tenían muy mala relación era un secreto a voces, y lo del pasado domingo simplemente ha sido la imagen que lo ha hecho evidente para todos. Aquellas palabras que pronunció Letizia en 2003 asegurando que seguiría “el ejemplo impagable de la Reina” parece que han quedado en el olvido. Pero, ¿cuál es el origen de la mala relación entre la reina Letizia y doña Sofía?

Por lo visto, el nacimiento de la princesa Leonor y la infanta Sofía marcó un antes y un después en la relación entre ambas: aunque su llegada al mundo supuso una gran ilusión para la reina emérita, a Letizia no le hacían mucha gracia las visitas constantes de la abuela, y se lo prohibió argumentando que alteraba la rutina de las pequeñas.

Desde entonces, doña Sofía se ha quejado en su círculo más cercano de que apenas la dejan ver a sus nietas… pese a vivir a escasos metros, en el mismo Palacio de la Zarzuela. Peor aún: a la madre de Letizia, Paloma Rocasolano, es habitual verla en casa de los actuales monarcas cuidando de las niñas, e incluso instalándose allí cuando ellos se van de viaje.

Además, también ha sido conflictivo entre Letizia y doña Sofía el aprecio que la reina emérita siente por sus hijas. Y es que es muy conocida la mala relación de la actual reina con Elena y Cristina, especialmente con ésta última a raíz del caso Nóos.

El apoyo que doña Sofía ha demostrado por su hija e Iñaki Urdangarín ha abierto todavía más la brecha entre las dos, y Letizia no concibe que intente mediar entre Felipe VI y su hermana. La ex periodista piensa que “los ex duques de Palma han hecho un daño tremendo a la Corona y que su presencia junto a Don Felipe es nociva”, según ha contado a El Mundo una fuente cercana a su entorno.

Está claro que el relevo en la Corona en 2014 estableció un cambio de poder en la Casa Real, y Letizia quiso marcar su territorio: incluso la agenda oficial apenas contaba con la presencia de los reyes eméritos, algo que se tuvo que modificar después que se dejara fuera a don Juan Carlos de la celebración del 40 aniversario de la democracia en España.

Un cambio que deterioró todavía más la relación entre ambas, a pesar de que se dice que doña Sofía siempre ha intentado que su papel sea lo más profesional posible… y aparentar de cara al exterior que entre las dos reinas siempre ha existido una buena relación.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.