Web
Analytics

Shaila Dúrcal muestra cómo ha cambiado su cuerpo después de perder 20 kilos en tan solo cuatro meses

“Estoy aprendiendo a comer, tengo una relación emocional con la comida y quiero cambiarlo”.

Shaila de los Ángeles Morales de las Heras, nacida en 1979, y conocida artísticamente como Shaila Dúrcal, es una cantante y actriz española. Es la hija menor de Antonio Morales “Junior” y de la cantante Rocío Dúrcal, además de hermana de la actriz Carmen Morales y Antonio Fernando.

Terminados sus estudios de secundaria en España en 1997, comenzó a estudiar canto y danza en la capital española para desplazarse en 1999 a Miami, Florida a continuar sus estudios hasta 2001. Después, acompañó a su madre en las últimas giras que realizó por Latinoamérica y Estados Unidos, participando en los coros sobre el escenario.

Fue en México donde su madre la dio a conocer y la puso en contacto con su propia compañía discográfica, Antonio Blanco, Presidente de BMG México, firmó un contrato con la joven Shaila en 2001. Desde entonces su carrera ha sido imparable.

Shaila Dúrcal regresó al plató del Deluxe para mostrar a los espectadores no solo su nueva imagen si no también, y más importante, para contarles cómo se encuentra emocionalmente. La báscula y la imagen física es algo que siempre ha rodeado a la hija menor de Rocío Dúrcal. Pese a su profesionalidad y su talento, muchas veces se hablado más de ella por sus llamativos cambio físicos.

A sus 42 años, Shaila tuvo desde su adolescencia una difícil lucha interna con la comida y con su cuerpo: “A los 16 años aproximadamente comencé a tener depresiones, mi relación con la comida es emocional y me ha costado mucho entenderlo y aprender a comer”, contó.

Shaila se abrió en canal y le ha contado a María Patiño los motivos por los que comenzó a tener vaivenes emocionales: “No llegué a sufrir trastornos alimenticios, nunca me los han diagnosticado, pero sí he tenido batallas emocionales que me han hecho tener una mala relación con la comida, especialmente el momento en el que se murió mi madre cuando yo tenía 26 años”, explicó en directo.

María Patiño, que ha pasado por cosas similares, se mostró comprensiva con Shaila y compartió con ella sus emociones: “Te entiendo perfectamente y me siento muy identificada contigo, la gente cree que nuestra relación con la comida se basa en querer estar delgada pero va mucho más allá, se trata de tener el control, cuando no tenemos el control es cuando nos sentimos perdidas”, dijo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Shaila Dúrcal (@shailadurcal)

Shaila Dúrcal le explicó a María Patiño que el accidente en el que perdió una falange de su dedo índice derecho, así como dejar de fumar, tampoco le ayudaron a adelgazar: “Aunque la gente crea que lo del dedo fue una estupidez para mí fue algo muy importante, tuve que pasar un duelo como cuando tienes otra pérdida, perdí una parte de mí”, confesó.

La hija menor de Rocío Dúrcal nunca llegó a contarle a su familia lo que sentía y la tristeza que a veces no controlaba: “Yo nunca les decía nada, yo siempre soy la que tiene una sonrisa en la boca, el único que sabe lo que he pasado es mi marido (Dorio Ferreiro), él es mi mejor amigo”, dijo. Shaila explicó que su marido ha sido muy crítico con sus problemas con la comida: “Él se enfadaba mucho porque no entendía cómo yo no me daba cuenta de que me estaba haciendo daño”, dijo.

Shaila habla de sus polémicas fotos extremadamente delgada.

Unas imágenes de Shaila Dúrcal en 2013 hicieron saltar las alarmas. La cantante fue captada por unos fotógrafos en la playa con bastantes menos kilos de los habituales, algo que preocupó a su entorno. “Mi padre no paraba de decirme que estaba muy flaca”, contó la cantante.

Ahora, Shaila Dúrcal se ha enfrentado a esas imágenes, explicando cómo se sentía consigo misma por entonces: “Yo en ese momento era muy feliz, me veía bien porque ese cambio era producto del deporte y de la buena alimentación, me di cuenta de que por culpa de los compromisos profesionales comía mal y a deshoras y ahí le estaban poniendo solución”.

Sin embargo, aquel aspecto no dudaría demasiado: “Las críticas que recibí por ese aspecto en redes sociales me hicieron daño y me provocaron una depresión, comencé a comer y a coger peso sin control”, dijo.