Web
Analytics

“Si hubiese estado más…” Kiko Rivera culpa a su madre de su adicción a las drogas, consumía entre cuatro y cinco gramos

El pasado de Kiko Rivera ha quedado al descubierto tras la conversación que mantuvo con Jesús Calleja en su programa. El DJ le confesó al aventurero la ingente cantidad de dinero que ha llegado a gastar en fiestas y vicios. Pero no solo eso: culpa directamente a su madre de esta situación que ha estado a punto de arruinarle la vida.

La relación de Rivera con las drogas comenzó con solo 17 años, llegando a consumir a diario. “He podido llegar a consumir entre cuatro y cinco gramos de cocaína al día” ha confesado. Y ¿cómo fue el proceso de salir de ahí? ¿Cuándo se enteraron Isabel Pantoja a Irene Rosales? se preguntaba su interlocutor.

Irene Rosales y su gente más cercana vieron que la situación era límite y decidieron advertir a su suegra de lo que estaba sucediendo. Pero Kiko no quiso entrar en un centro de desintoxicación por la gran repercusión mediática que podría tener. Así que optaron por encerrarse en casa y hacer una terapia familiar “Fue el único momento en el que mi madre estuvo conmigo”.

Kiko aprovechó para lanzar una dardo envenenado a su madre e insiste que solo estuvo junto a él una semana y luego se desentendió: “Luego no volvió a preguntarme nunca más cómo estaba, cómo me sentía, si lo había vuelto a hacer o no”. Ella nunca fue consciente del problema de su hijo, aseguró Rivera.

“No quería ver que su hijo era así, pero tu hijo es así. Y probablemente gran parte de que tu hijo sea así sea culpa tuya, porque no has estado conmigo todo el tiempo que deberías de haber estado. No le echo las culpas a ella, ni mucho menos, pero ella también tiene su parte de culpa. Es la labor de un padre saber por dónde va su hijo. Quizás, si hubiese estado más atenta yo no hubiese caído”, remata Kiko.

Kiko Rivera asegura haber tenido varias recaídas y Calleja se interesó por la última vez que consumió: “Justo cuando pasó esto con mi madre (…), me refugié en la cocaína”, refiriéndose a Agosto de 2020, momento en el que Kiko descubrió la traición de su madre. Mas tarde, ya a finales de 2020 se grabó Cantora, la herencia envenenada y este programa con Calleja se rodó en abril de 2021.