Web
Analytics

Si ves estas líneas blancas en el pollo crudo tendrías que saber esto antes de comprarlo

Según un estudio de de la Universidad de Arkansas y Texas A&M, y que ha publicado el diario ‘The Sun’, la carne que comemos cada vez es de peor calidad. Las hormonas, la falta de movilidad de los animales en granjas superpobladas y los aditivos que les aplican hacen que, en los últimos años, la carne que llega a nuestra mesa no tenga nada que ver con la que comían nuestros padres o abuelos. Y esto sucede en la carne de “tu carnicero de confianza”, porque si hablamos de los restaurantes de comida rápida mejor lo dejamos para otro momento…

Una buena manera de saber que la carne que estás comprando no es de la mejor calidad es fijarse en las líneas blancas que, a buen seguro, has visto más de una vez en las pechugas de pollo. Si te preguntas qué significan, el profesor Matwee Blaked lo explica en el estudio: “Esas marcas son la señal de que el ave acabó enfermo por no poder moverse, provocando una falta de masa muscular. En los últimos años la cantidad de dicha carne ha aumentado sustancialmente. Encontramos diferentes enfermedades musculares en el 96% de la carne de 285 fragmentos estudiados en el laboratorio”.