Web
Analytics

Sofía y Maite de ‘Gran Hermano 16’ entran en brote por culpa de… bueno, mejor lo veis

Desde que terminó Gran Hermano 16, Sofía se ha convertido en toda una celebridad en televisión… y en las redes sociales. Por ejemplo apostamos a que su Instagram es actualmente una máquina de hacer dinero, y se la puede ver publicando fotos posiblemente patrocinadas por diferentes marcas.

Una foto publicada por @sofia_suescun el

Junto a su madre Maite ha tenido una reacción un tanto desproporcionada a una broma telefónica relacionada con su Instagram. Especialmente Maite que, en un momento de la conversación en el que pensaban que querían robarles la cuenta, se hace pasar incluso por policía.

Dentro vídeo:



Si no es el lugar o el momento de poneros el vídeo, aquí tenéis la transcripción de la segunda llamada:

Bromista: “Hola. Buenas tardes”

Maite (con voz grave): “Buenas tardes. Policía. Dígame

Bromista: “Esto buscando a Sofía Suescun. Soy Jorge Tortoledo, community manager de Instagram España. ¿Me puede pasar con ella, por favor?”

Maite: “Sabía usted que va a ir esposado porque usted está infringiendo todas las normas y está hackeando por ahí móviles y de todo encima…?” Para, acto seguido, colgar.

En una nueva llamada, Maite deja de lado su papel de policía y contesta la llamada con la escopeta bien cargada…

Maite: “¿Qué es lo que quiere usted, por favor?”

Bromista: “No podemos verificarle la cuenta hasta que esa foto no se borre”

Maite: “¿Y también comes p…?”

Bromista: “¿Cómo?”

Maite: “Comes p… ¿no? También. Me puedes dar tus apellidos, por favor”

El bromista se los da, teniendo como respuesta de la Galdeano: “¡Acuérdate de la paliza que te van a pegar, Eh! Un besito guapo”

Teniendo a Sofía de nuevo en el teléfono, la ganadora de ‘Gran Hermano 16’ saca las garras y demuestra que los genes Galdeano corren por sus venas:

“A ver chavalín, ¿Tú te crees que soy g… o cómo va el temita este? A ver, ¿qué quieres, que te partan la cara entre cuatro o que te reviente la cabeza? ¿Una o dos? ¿Una o dos?”

Bromista: “Tenemos un problema con esa foto”

Sofía: “Pero, a ver, ¿qué te creías el otro día? ¿Qué me ibas a robar la cuentita del móvil? ¿Te crees que tengo la cara de g… o algo así?”

Bromista: “Nosotros no robamos nada a nadie. A nadie vamos a robar nada”

Sofía: “¡Qué penita de verdad! ¿Qué tienes, hambre? ¿Quieres que te invite a un bocadillo?¿Te mando 1.000 euros? ¿Quieres eso, chico? ¡¡¡Qué me sobra la pasta!!!”

Bromista: “A ver, creo que te estás confundiendo de persona…”

Sofía: “De verdad, que hagas esto por una p… cuenta de 100.000 seguidores… ¡Das pena!”

Bromista: “¡Pero qué no te estoy intentando robar nada!”

Sofía: “A ver, es normal lo que digas, porque ahora te haces caca porque sabes que está la Policía detrás”

Bromista: “A ver, qué me da igual quién esté. Cómo si está el Papa. ¿Me entiendes?”

Sofía: “Vale, chico. Vete preparándote para lo que te toca”

Llegados a este punto, tras ver que las Galdeano están confundiéndose y piensan que están amenazando a un hacker, el chico decide destapar que todo se trata de una simple broma telefónica de la que están siendo víctimas. Pero, ni Maite ni Sofía están dispuesta a entrar en razón…

Bromista: “A ver. Buenas tardes. Esto es todo un show que se viene haciendo desde hace unas semanas, Sofía. ¿Me entiendes?”

Maite: “A ver, sinvergüenza, cómo que es un show si nos has dicho, so c…, que eras el director del Apple nada menos?”

Bromista: “Pero, escúchame bien. Esto es un show”

Sofía: “Bueno. A ver chavalillo, porque me parece que me estás tocando ya los…”

Bromista: “Hablamos desde el respeto y hablamos bien”

Sofía: “¡Te hablo como me sale de los c…! Si te apetecía robarme el Instagram”

Bromista: “¡Qué en ningún momento robamos nada nosotros!”

Sofía: “Si tenías tantas ganas de robarme la p… cuenta chico…”

Bromista: “Escúchame bien. Creo que te confundes con la persona que te está intentando robar la cuenta a ti. Nosotros somos un show”

Sofía: “¡Hijo de p…! ¡Es que me da igual! ¡Me la suda! ¡Simplemente van a ir a por ti! Porque las bromitas a mí no me hacen ni p… gracia.

Oye, una cosa, mi amor. A ti cuando te revienten la cara… emmm… ¿vas a seguir con las bromas o cómo?”

Bromista: “¿Hola?”

Sofía: “¿Hola? ¿Qué quieres, qué te metan la p… o qué?

Bromista: “Sofía, estamos hablando tranquilamente…”

Sofía: “¡Tu p… madre está hablando tranquilamente! Tu compañerito que tendrás por ahí, ¿qué te ha dicho? ¿Qué le digas a Sofía que esto es una broma o qué?”

Bromista: “En ningún momento te hemos faltado al respeto”

Sofía: “¿De dónde has sacado mi teléfono?”

Bromista: “Cuando me hables bien, igual te lo digo, porque esto ya es un poco de falta de respeto de la forma que estamos hablándote, estamos explicándote…”

Sofía: “¡Me vas a tener qué chupar los pies! ¡Me vas a hablar como yo quiera! ¿Me los vas a chupar con la lengua bien larga!”

Y, con esto, la broma telefónica dio su fin con todo tipo de insultos y amenazas de palizas de por medio.

Así nos quedamos:

tumblr_inline_o2c3ifjRxJ1qzzcxd_500

Vía Elegí mal día.