Web
Analytics

Sonia Moldes reaparece operadísima y muy muy muy cabreada

Sonia Moldes le ha declarado la guerra total a Manuela Carmena y al Ayuntamiento de Madrid.

¿La razón? La persecución, según ella, a la que se ve sometida en su negocio –un pequeño bar de copas en el barrio madrileño de Chamartín– por parte de los agentes de seguridad, que se presentan en su establecimiento día sí y día también: “La policía se presenta en mi local a menudo por supuestas irregularidades para levantar un acta. Ha llegado a venir hasta dos veces al día”, ha asegurado la ex del conde Lequio en El Español.

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid aseguran que no hay ninguna fijación en el negocio de Moldes, y que si acuden a diario es por las denuncias de los vecinos, que se quejan del excesivo ruido a altas horas de la madrugada. La empresaria insiste en que cumple escrupulosamente con la ley: “Si estuviera haciendo algo ilegal o prohibido lo entiendo, pero estoy cumpliendo con la ley e invito a todo el mundo a que venga y grabe lo que supuestamente infrinjo”. 

Sonia asegura que todo es un plan del Ayuntamiento de Madrid y de su alcaldesa para acabar con las terrazas del centro de Madrid, y que no es la única que está sufriendo este acoso y derribo: “Me consta que son muchos los empresarios que están en la misma situación y que no se atreven a dar la cara por miedo a que les cierren también. Es una injusticia y lo único que van a conseguir es dejar a mucha gente sin trabajo. En mi caso, son tres las familias que dependen de mí”.

Aunque ha recibido multas de hasta 800 euros, Moldes no baja los brazos y promete seguir dando guerra: “El local cumple con todas las normativas, no hay ninguna irregularidad, por lo que el procedimiento judicial va a seguir y vamos a seguir recurriendo y presentando pruebas que demuestran que no es como denuncia el Ayuntamiento”