Web
Analytics

Su tía homófoba intenta convertirla en hetero pero ella le mete este BRUTAL gol por la escuadra

Año 2017 y todavía hay gente que piensa que ser homosexual es una enfermedad. 

 

Estas personas piensan que la única opción “normal” es la suya, y por ello ofrecen su ayuda para reconducir a los descarriados. Qué bonito. 

 

¿Y qué pasa cuando rechazas la “desinteresada” ayuda de estos héroes? Pues que se mosquean y te dicen de todo. La culpa es tuya porque no te quieres curar. Claro. 

 

Hay algo curioso en este tipo de personas, que abundan más de lo que crees. Ellos pueden insultar tus gustos, llamarte enfermo o decir que tus preferencias sexuales son una moda pasajera como el que se pone unos vaqueros de pitillo, pero ojo, si osas contestarles bajando a su nivel –que está a la altura del fango– se ofenden muchísimo y ponen el grito en el cielo. 

 

Nuestro consejo sería que lo mejor que puedes haces si conoces a alguno de estos neanderthales es evitarlos e ignorarlos, pero hay veces que hasta el más calmado explota. Es inevitable.