Web
Analytics

‘Supervivientes’ en el punto de mira por este error garrafal, por el que han tenido que disculparse en directo

No me queda nada por hacer en televisión“, ha asegurado Jorge Javier Vázquez al finalizar la gala novena de Supervivientes 2017, en la que ha ocurrido prácticamente de todo, pero lo más llamativo ha sido sin duda lo que le ha pasado a José Luis.

Y es que Jorge Javier Vázquez ha tenido que interrumpir la emisión porque desde Honduras le estaban comunicando que el doctor había tenido que entrar en la Palapa. Lara ha querido tranquilizar a la mujer de José Luis porque el superviviente estaba bien, pero resulta el ex concursante de MasterChef estaba siendo atendido por un médico ya que parecía que le estaba dando un cólico.

Todavía un poquito mareado, pero mucho más entero que cuando le habíamos visto durante el duelo de la expulsión, José Luis ha querido nominar antes de ser trasladado al hospital para que le pudieran tratar de un dolorosísimo cólico nefrítico.

José Luis ha sacado fuerzas de dónde ha podido y ha querido hablar con su esposa para tranquilizarle y decirle que estaba bien y que tenían que estar tranquilos. La mujer de José Luis le ha pedido que fuera fuerte, y Jorge Javier Vázquez ha querido hacerle sonreír al confesarle que al hablar con él con la vía intravenosa puesta ya lo había hecho todo en televisión.

Pero otro de los grandes momentos de la gala también tuvo como protagonista a José Luis: el pasado martes en Supervivientes: Tierra de Nadie, la organización del reality cometió un error y dejó a Juan Miguel sin la posibilidad de compartir sus albóndigas con José Luis porque consideraron que ya había tenido su propia recompensa.

El reality de Telecinco había puesto a los concursantes frente las cuerdas y les había hecho elegir entre dos difíciles opciones en las que se ha demostrado quién mira para sí y quién para el grupo. Kiko fue el primero de los concursantes de Supervivientes que eligió mirar para sí mismo. Tenía dos opciones: dos piñas para compartir con los compañeros o un plato de espaguetis para él solo —aunque al final lo compartió con Gloria.

José Luis en cambio fue uno de los compañeros más solidarios: el cocinero aceptó con lágrimas en los ojos un kit para hacer pan y renunciar a una llamada con su mujer.

También Juan Miguel cambió su decisión en el último momento: el superviviente escogió renunciar a un dibujo de su nieto a cambio de compartir un bol de albóndigas con Alejandro, Laura y Paola que no han comido, algo injusto para José Luis que tampoco había llamado a su mujer por elegir algo para todo el equipo.

Después de las quejas del concursante, y sobre todo del revuelo que había causado la decisión en las redes sociales, Lara Álvarez ha pedido disculpas al superviviente y le ha recompensado con su porción de albóndigas, unos tostones e ingredientes para preparar más tortitas.

José Luis tenía la posibilidad de compartirlo todo o nada con sus compañeros, y ha decidido comerse él las albóndigas y los tostones y dejar el resto para sus compañeros.

Así se lo han tomado en las redes:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.