Tamara Falcó pone en marcha su reconciliación con Íñigo Onieva con un importantísimo paso

Tamara Falcó, efectivamente, blanquea elementos peligrosos de la sociedad.

Un foro ultracatólico de México ha recibido a Tamara Falcó durante uno de los peores momentos de su vida, allí ha debatido sobre la familia y el entretenimiento, explicando detalladamente cómo se encuentra después de la ruptura con su ya ex novio, Íñigo Onieva.

Ha explicado que, en virtud de su fe católica, puede perdonar a su ex pareja por la infidelidad que fue filtrada por varios canales de la televisión nacional. A pesar de esto, una de sus frases sobre la situación actual de la sociedad, en referencia a los hechos de su ex novio, se ha convertido en la frase que ha causado más revuelo en los medios, creando una gran indignación en el programa de Emma García.

La fé es respetable, la intolerancia no.

Según la marquesa, la sociedad vive un momento moralmente difícil gracias a la libertad sexual. Mientras Beatriz Cortazar pedía respesto por sus creencias religiosa ha cuestionado que «¿en qué momento va a respetar las creencias y sentimientos de otras personas? Porque ha dicho ‘ahora estamos viviendo un momento muy complicado para la humanidad, hay tantos tipos distintos de sexualidades, hay tantos sitios distintos donde se puede ejercer el mal’. Entiendo que esté disgustada por los cuernos pero decir este tipo de cosas es muy peligroso».

Emma García no salía de su asombro al escuchar estas palabras «¿Esto lo ha dicho Tamara? Estas frases… espero que la gran mayoría no comulgue con eso». «Hay que respetar, los homosexuales no son mascotas, que muchos se justifican con el ‘tengo un amigo gay’, son personas», espetaba Alba Carrillo. «Yo soy creyente, rezo todas las noches, pero no tengo esas ideas radicales. Puedes vivir en la fe pero no atentar contra las personas y juzgar la sexualidad y forma de vivir. Yo creo que aquí se ha equivocado», aseguraba por su parte Alejandra Rubio.

¿Se va a reconciliar con Iñigo Onieva?

Tras la rabia inicial, la fé católica de Tamara la está llevando a la pena y de la pena llegará al perdón, ahora mismo tiene claro lo que va a deparar su relación en el futuro: «No siento odio hacia el, me da pena. Con todas las cosas maravillosas que hay en la vida, que considere que esas son las cosas por las que vive».

Estamos, sin duda, ante el primer paso al perdón y la reconciliación de la pareja.

«Yo estaba ilusionada y el proyecto de Dios estaba ahí. Recé para que si mi novio estaba para mí, que llegáramos al matrimonio y que, sino, lo apartara. Todo esto cambia radicalmente cuando salen unas imágenes de mi novio siendo infiel, pero ya no solo eso, caen muchas cosas, fue un dominó», añade.