Web
Analytics

Tamara Gorro divide a sus seguidores al mostrar una de las imágenes más íntimas de la maternidad

Tamara Gorro, la ex tronista de Mujeres y Hombres y Viceversa casada actualmente con Ezequiel Garay, hizo un seguimiento realmente intenso de su embarazo a través de las redes sociales. Muy metida en su papel de influencer, la modelo publicó en YouTube e Instagram su día a día, y mantuvo a sus seguidores informados de la evolución de su embarazo… con algún que otro susto incluido.

 

El pasado día 15 de diciembre Tamara confirmó que su segundo hijo, Antonio, ya había nacido por fin. Lo hizo compartiendo una bella imagen en la que se podía ver al padre del pequeño sosteniéndolo en sus brazos, mientras ella, tumbada en la camilla, les miraba con una sonrisa de oreja a oreja.

“Otro sueño cumplido, su papá fue el primero en cogerle, que sensación tan bonita al verlo”, dijo en Instagram, en un texto pletórico con el que presentó a su “familia virtual” al “sobrino Antonio”. Además, confirmó que tanto la madre como el pequeño se encontraban perfectamente. Aunque, por lo que relató, el parto “fue muy largo y estaba KO”.

El nacimiento de Antonio le permitió cumplir tres sueños de una vez. El primero y más importante, traer al mundo a su segundo hijo que pronto conocerá a su hermana mayor, Shaila. Segundo, fue su primer embarazo y parto natural, una experiencia que tenía ganas de vivir. Por complicaciones en el pasado, la primogénita de la pareja nació por el método de la gestación subrogada.

Por último, también pudo rendir homenaje a su gran amigo Antonio, que falleció en los primeros meses del 2017 y a quien Tamara consideraba su “ángel de la guarda”.

Ahora, la modelo anunció que va a hacer un seguimiento de cómo evoluciona su cuerpo tras el parto a través de su canal de YouTube, que cuenta con más de 300.000 suscriptores. Y lo primero que hizo fue mostrar cómo ha quedado su cicatriz de la cesárea:

“Hoy os voy a contar cómo ha quedado mi cicatriz casi dos meses después de haber dado a luz a un bebé.”

Sin embargo, antes de mostrarla, compartió con sus seguidores cómo está su cuerpo:

“Esta grabación es del 14 de enero. La tripa ha disminuido una barbaridad. Como mucho más sano, no me apetece tanta grasa, pero se nota la flacidez. No tiene nada que ver con mi tripa de antes. El culo lo tengo más gordo y tengo celulitis. La semana pasada estaba en 68,1 kg y esta semana en 67,7 k.”

Después de contar esto, se atrevió por fin a enseñar cómo ha quedado la cicatriz de su cesárea:

“La cicatriz me la han hecho súper bien, me la han hecho muy bajita. Lo que veis alrededor es de un apósito que me pongo y que tengo que llevar durante seis meses.”

La colaboradora no tuvo reparos a la hora de “desnudarse” y mostrar cómo está su cuerpo, con apósito de la cesárea incluido… y aseguró que lo seguirá haciendo hasta que se recupere del embarazo: “Mi cuerpo no tiene nada que ver con el que tenía antes”; dijo.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía