Web
Analytics

“Tarea casi imposible”: la familia de Mila Ximénez ya lo asume

La situación de la periodista atrae la atención de todos.

Mila Ximénez se encuentra en un complicado momento de su vida. Lleva meses alejada de su trabajo en Telecinco, como consecuencia del cáncer de pulmón que le fue diagnosticado hace aproximadamente de un año. Durante todo este tiempo, ha sufrido muchos altibajos de salud, pero esta es la primera vez que estamos tanto tiempo sin recibir noticias al respecto.

Cuando se creía que la colaboradora se encontraba en un buen momento, y que estaba recuperándose poco a poco, el pasado 11 de junio saltó la noticia de que había vuelto a ser ingresada en el hospital La Luz de Madrid después de sufrir complicaciones. Además, se supo que estaba siendo sometida a un nuevo tratamiento más agresivo.

Según ha trascendido, el pasado 9 de junio la comunicadora fue a hacerse una prueba que no pudieron realizarle tras encontrar algo inesperado, motivo por el que su revisión se convirtió en un ingreso. Después de esto, todo el mundo se encuentra muy pendiente de Mila, especialmente sus compañeros de profesión y familiares. Alba Santana, su hija, abandonó su casa para trasladarse a España y acompañar a su madre durante estos momentos.

Actualmente la colaboradora se encontraría de vuelta en casa con su familia, pero la llegada de su hija ha preocupado a los seguidores de Mila. “Todos estamos muy pendientes del estado de salud de Mila, sabemos que en los últimos días sus defensas están muy bajas y se encuentra muy decaída, con pocas fuerzas y muy baja de ánimo”, explicó una fuente cercana a Sálvame. “Su hermano Manolo no se separa de su lado”, agregó.

De acuerdo con las informaciones publicadas por La Razón. Mila Ximénez fue sedada el pasado jueves a las once de la mañana, una vez que toda su familia llegó a Madrid, para acompañarla y despedirse de ella. Consciente de que la situación parece irreversible, la televisiva dispuso cómo quería pasar estos días tan difíciles en su domicilio de Madrid, junto a sus más allegados.

La familia no hace declaraciones.

Sin embargo, y a pesar de que la casa de Mila se encuentra actualmente rodeada de fotógrafos y paparazzis, y la intimidad para sus familiares es casi nula, no han hecho aún declaraciones. Lo que está claro es que las caras de tristeza y los rostros apenados de los familiares no transmiten optimismo sobre lo que puede estar por venir.

Ha sido muy criticado que diversas revistas del corazón han comenzado ya a preparar las posibles portadas para despedir a la colaboradora de Mediaset. Sin ir más lejos, la revista Lecturas habría tomado la decisión de preparar una edición titulada “Adiós Mila” junto a varias cartas de despedida.

De hecho, la revista pretendía adelantar su lanzamiento a este lunes. Finalmente, han publicado la portada con la frase: “Mila, la historia de una gran luchadora”.

Ante la falta de información y a la espera de ver cómo se desarrollaban los acontecimientos, la revista Pronto también ha tenido que cambiar de estrategia. Tomó la decisión la semana pasada de continuar hasta el sábado, en lugar de terminar sus publicaciones el viernes.

Mientras que la colaboradora permanece en su residencia en el barrio de Salamanca de Madrid, sus hermanos no son ajenos a lo que está ocurriendo en el exterior. Según comentan algunas fuentes, están decepcionados con el trato que se le ha dado a la periodista en estas dos revistas. Consideran que no se ha mirado por la integridad y por la salud de su hermana, y que solo se han interesado por tener la noticia cuanto antes en los quioscos.

Solo queda esperar al desenlace, pero lo que sí se puede asegurar es que Mila se marchará rodeada de los suyos y con el cariño de todos.