Web
Analytics

Tomás Gimeno guardaba en su nevera el antialérgico de bebé con el que pudo sedar a Anna y Olivia

La autopsia de Olivia indicó que habría fallecido por un edema agudo de pulmón.

Los agentes de la benemérita continúan buscando incesantemente en el fondo del mar, para dar con el paradero de la pequeña Anna y su padre Tomás Gimeno. En esa zona el pasado jueves se halló el cuerpo sin vida de la mayor de las hermanas, Olivia.

Los tres habían desaparecido el pasado 27 de mayo, un suceso que ha causado un gran revuelo en todo el mapa nacional e internacional. Ahora, el auto judicial ha puesto en conocimiento cuáles fueron los últimos movimientos del progenitor de las niñas.

Todo apunta a que existió mucha premeditación, y siempre tuvo muy claro el propósito del plan. El objetivo era que Beatriz se pasara media vida pensando dónde estarían sus hijas, y de esta forma causarla el máximo daño posible.

Todavía se desconoce la causa exacta de la muerte de la pequeña Olivia a manos de su padre. Quedan pendientes estudios químico-toxicológicos, biológicos e histopatológicos para completar las conclusiones.

Tomás Gimeno guardaba un antialérgico de bebé con el que pudo sedar a las niñas.

Ante este resultado, el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias forenses, en su sede de La Laguna, ha pedido prudencia. Los primeros resultados todavía no pueden aclarar si la pequeña de seis años falleció ahogada o por la inhalación de tóxicos.

Sin embargo, ha trascendido que en la nevera del domicilio de Tomás Gimeno los investigadores encontraron un antialérgico de bebé. Aplicado en grandes cantidades podría haber sido usado para sedar a las niñas.

A través de una nota, el Instituto de Medicina Legal sostiene que el hecho de que la causa inmediata de la muerte de la niña haya sido “compatible con edema de pulmón agudo” no permite por ahora aventurar hipótesis como el ahogamiento o la inhalación de tóxicos. Según fuentes del Instituto, estas hipótesis “sólo sirven para generar confusión y añadir más dolor a personas que ya están sufriendo bastante”.

Respecto a si Tomás pudo usar los relajantes musculares encontrados en la vivienda, los expertos creen que si los hubiera utilizado tendría que haber algún tipo de resto. Las niñas son tan pequeñas que no podrían haberlo ingerido entero, así que debería haberlos machacado. Sin embargo, no encontraron ningún tipo de restos en los registros, algo que les parece muy extraño ya que era un hombre muy descuidado.

La dirección de la Institución ha recalcado que, tal y como indica el auto judicial difundido el pasado sábado, el informe preliminar ya advierte de que las conclusiones “están pendientes de estudios químico-toxicológicos, biológicos e histopatológicos sobre las muestras tomadas”. Además, explicó que el edema agudo de pulmón “puede corresponder a multitud de causas de muerte”.

El cuerpo sin vida de Olivia fue encontrado el pasado jueves durante los trabajos de rastreo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño. Los restos aparecieron a unos mil metros de profundidad, a unas tres millas de la costa de Santa Cruz. Fueron hallados envueltos en una toalla, en el interior de una bolsa de basura y dentro de una bolsa de deporte que fue amarrada a un ancla por medio de una cadena y un cabo, depositada en el fondo del mar.