“Tongo”: el público estalla en directo contra ‘GH VIP 8’ y Marta Flich no sabe dónde meterse

Telecinco propuso una votación insólita con resultados inesperados.

Telecinco está apostando fuerte por ‘GH VIP’ y no escatima en recursos para intentar sorprender a los espectadores y mejorar los datos de audiencia de esta edición. El reality show ha introducido todo tipo de giros y novedades que han alterado el desarrollo del concurso y la convivencia de los concursantes. Estas estrategias buscan generar más interés y expectación entre el público, así como provocar reacciones y conflictos entre los habitantes de la casa… y vaya si lo están consiguiendo.

La noche del jueves fue de máxima emoción para los seguidores de ‘GH VIP‘, que asistieron a una nueva expulsión que dejó a tres finalistas confirmados. La encargada de conducir la gala fue Marta Flich, que comunicó a los concursantes el resultado del televoto.

La nominación de esta semana estuvo marcada por la polémica, ya que el reality tuvo que repetir el proceso después de descubrir que Laura Bozzo había hecho trampas para conseguir el pase directo a la final. La presentadora peruana había conseguido burlar el sistema de votación y se había proclamado finalista, pero el programa le quitó el privilegio y le impuso una sanción. Ion Aramendi, el presentador de los debates, fue el encargado de supervisar las nuevas nominaciones, que dejaron a Michael Terlizzi, Laura Bozzo, Luitingo y Pilar en la cuerda floja.

«Cualquier cosa puede pasar todavía».

Durante la gala, Marta Flich fue informando a los nominados sobre el estado de los porcentajes, que mostraban una gran igualdad entre los candidatos a la expulsión. Uno de ellos tenía un 39% de los votos, mientras que los otros dos se situaban en el 34% y el 27% respectivamente. «Cualquier cosa puede pasar todavía», les advirtió Marta Flich, antes de anunciar la primera salvación de la noche.

Para sorpresa de todos, la afortunada fue Laura Bozzo. Después de la salvación, ‘GH VIP’ actualizó los porcentajes y los mostró a los tres nominados restantes, que se reunieron en la sala de expulsión. Los datos eran muy ajustados: 49,8% frente al 50,2%. Solo uno de ellos podía seguir en la casa y optar al premio final.

Marta Flich no hizo esperar más a los concursantes y pronunció el nombre de la expulsada: «La audiencia ha decidido que debe abandonar la casa Pilar». La noticia causó una gran sorpresa tanto en la casa como en el plató, donde se escucharon aplausos y abucheos. Pilar Llori se mostró seria y triste al conocer su destino, mientras que Luitingo celebró su permanencia en el concurso.

El cantante agradeció el apoyo de sus fans y dedicó unas emotivas palabras a Jessica Bueno, su gran amiga en la casa. «No me lo esperaba porque me imaginaba allí, me imaginaba abrazando a mis padres, a mis compañeros dándole las gracias en un fuerte abrazo a Jessica. Me siento bien, pero me siento mal… Le debo a Jessica un regalo súper fuerte y pienso que ella es la finalista y la ganadora de la edición», confesó.

La reacción del público: “Tongo”.

Después de la expulsión de Pilar, el programa se enfrentó a una situación inédita. El propio público presente en plató comenzó a quejarse, llegando a gritar “tongo” en pleno directo, estallando de esa manera contra de la organización del programa ante la sorpresa de todos.

Cabe destacar que a lo largo de la tarde se llegó a asegurar en las redes sociales que ya se sabía que Pilar sería la expulsada, porque se habría visto que se retiraron algunas de sus pertenencias de la casa. Además, una de las personas que estaba en el público afirmó que vio movimientos que indicaban que la organización tenía prevista la expulsión de Pilar Llori horas antes de que ocurriera realmente. Por otro lado, no deja de ser una práctica habitual en los programas que se basan en la información del porcentaje inicial para preparar el programa de la noche.