Web
Analytics

Última hora: Muere Pablo Ráez

La historia de Pablo Ráez, el joven marbellí de 20 años que padece leucemia, se volvió viral a lo largo del año pasado después de haber estado publicando día a día su estado desde el hospital Carlos Haya de Málaga, en el que se encontraba hospitalizado.

Una publicación compartida de Pablo Ráez. (@srraez) el

A Pablo se le diagnosticó leucemia a los 18 años, pero después de varias sesiones de quimioterapia y un trasplante de médula estuvo limpio durante once meses… Pasado este tiempo, le volvieron a detectar leucemia. El trasplante de médula por parte de su padre había fallado y tendría que volver a empezar, con el problema adicional de no contar con un donante de médula compatible.

El aquel momento hizo un llamamiento a través de sus publicaciones en las diferentes redes sociales, para que la gente donara médula. Sus publicaciones se convirtieron rápidamente en virales, y dieron comienzo al hashtag #RetoUnMillón con el objetivo de concienciar a las personas y alcanzar el millón de donaciones.

En parte gracias a la difusión que tuvo su caso, los transplantes en Andalucía han pasado de 300 donaciones mensuales a alcanzar las 2.000, un crecimiento del 1.000%.

“Estoy muy orgulloso. Ha habido campañas estatales que han tenido menos repercusión. La gente ha decidido acompañarme y seguirme, y se lo agradezco a todos.”

 

Una publicación compartida de Pablo Ráez. (@srraez) el

Pero desgraciadamente la cruzada contra la leucemia emprendida por Pablo ha tocado fin. El joven fallecía hacia las 5 de la madrugada después de que su cuerpo rechazara el segundo implante de médula ósea. Fuentes familiares han declarado que Pablo quería fallecer en su casa y por voluntad propia pidió ser trasladado a Marbella.

En una reciente entrevista con este medio, el joven de 20 años admitía la dificultad de la fase en la que se encontraba aunque, siempre optimista, continuaba su batalla en las redes sociales con mensajes de esperanza.

Desde aquí enviamos muchos ánimos a su familia.

Vía Elegí mal día.