Web
Analytics

Un albañil destruye la casa que él mismo había reformado por impago de sus dueños

El albañil se tomó la justicia por su mano.

A todos nos gustan las historias en las que los Davides del mundo vencen a los Goliaths. Situaciones en las que, ante una situación de abuso, las personas se toman la justicia por su mano y se la devuelven a aquellos que, hasta ese momento, se creían intocables.

Es lo que ha hecho nuestro protagonista de hoy. Un albañil ha decidido tomarse la justicia por su mano y demoler la casa que él mismo había reformado.

Sucedió después de que los dueños del inmueble se fueran de vacaciones tras negarse a pagar por las obras. Aprovechando su ausencia, nuestro protagonista decidió que no podía más y se vengó de la manera más lógica posible.

Tras una fuerte discusión con el propietario de la vivienda en la localidad de Leicester, Inglaterra, el obrero acudió iracundo al domicilio que él mismo había remodelado para proceder a su demolición. Según su testimonio, para más inri el dueño de la casa había utilizado el dinero que le debía para irse de vacaciones.

La casa estaba valorada en más de medio millón de euros.

Los vecinos siguen sin dar crédito a lo sucedido. El pasado martes 8 de junio, el albañil fue visto en la vivienda destruida con la intención de tirar por tierra un trabajo al que había dedicado meses, y por el que el inmueble se había revalorizado cerca de 30.000 euros.

Cuando los dueños de la casa regresaron de vacaciones se encontraron con su vivienda completamente destrozada y el jardín lleno de escombros. “Es una pesadilla, contraté al peor obrero de toda Inglaterra”, dijo Mr. Kurji, el arquitecto responsable del proyecto.

En declaraciones a medios locales, un vecino relató que pensaba que el obrero había terminado y que por eso estaba retirando el andamiaje. “Me quedé atónito cuando pasé por delante de la casa la semana pasada y vi que el techo había sido arrancado y que la nueva extensión era solo un agujero en el frente de la casa”, contó.

En las redes ha habido comentarios para todos los gustos, pero la mayoría se ponen de lado del albañil: “Estoy contigo, es lo mejor que hiciste, o que se creen esos listos. Hay que ir así por la vida, ojo por ojo diente por diente” dijo un comentarista.

“¡Pues muy bien! ¡El trabajo ha sido el doble, él no cobrará pero los dueños tampoco la van a disfrutar! Se juega con el pan de las personas”, zanjó otro. Y tú, ¿qué opinas?