Web
Analytics

Un experto aclara si los problemas de David Flores están producidos con el sufrimiento durante el embarazo de Rocío Carrasco

En los últimos días parece que no se habla de otra cosa. El testimonio sobrecogedor de Rocío Carrasco contando el sufrimiento que ha vivido durante las dos últimas décadas por culpa de su exmarido, Antonio David Flores, ha sido un auténtico terremoto para la prensa rosa Pero los hijos de la hija de Rocío Jurado son quizás las principales víctimas de una historia que aún no ha finalizado.

Rocío Flores y especialmente su hermano David, son las dos personas que más están sufriendo el impacto de las declaraciones de su madre. Pero es que David, el hermano pequeño de la familia, tiene que añadir a todo ello el trastorno genético que padece desde que era muy pequeño. Problema que no le permite hacer una vida completamente normal.

El síndrome de Angelman se define como un trastorno neurogenético basado en un retraso en el desarrollo. Entre otras cosas, puede provocar dificultades al hablar y en el equilibrio, llegando a producir una discapacidad intelectual.

A su vez, las personas que sufren este trastorno pueden tener convulsiones, además de unos rasgos faciales especiales. El síndrome de Angelman aparece en los primeros seis meses de vida mediante los problemas en la alimentación y una pérdida del tono muscular.

En uno de los sucesos más polémicos que se han producido desde que salieran a la luz los malos tratos, el exguardia civil daba a entender que los problemas de salud de su hijo estaban relacionados con el embarazo de Rocío Carrasco y así lo hacía constar en la demanda con la que peleaba por la custodia compartida:

“La madre, en demasiadas ocasiones, no ha procurado a sus hijos la atención y cuidados que estos precisan, comenzando en esta su actitud incluso antes de nacidos, como sucedió en el caso de su hijo menor que, peses a las reiteradas llamadas de atención y avisos que los médicos y ginecólogos dirigían a la señora Carrasco Mohedano respecto a su actitud durante el embarazo como por ejemplo el estricto y rígido régimen de alimentación al que se sometió a doña Rocío, que bien pudo ser la causa de las deficiencias con las que el hijo menor nació”.

En el programa ‘Viva la vida’ han contactado con el doctor Darío Fernández, quién ha confirmado que no es posible los problemas que hubo entre Rocío y Antonio David durante el embarazo provocaran la enfermedad que padece:

“En estos casos ni los celos, ni la ansiedad ni ningún otro comportamiento o problema psicológico influyen en estos síntomas (…) Se trata de un trastorno genético que no tiene que ver nada con disgustos ni con problemas de ansiedad durante el embarazo (…) Esto ya venía predeterminado, era algo escrito en sus genes y en sus cromosomas, y por lo tanto era inevitable”, añadiendo que “Las personas que padecen este trastorno genético se caracterizan por tener una sonrisa muy fácil y por ser encantadoras”.