Web
Analytics

Un pedófilo es asesinado en la cárcel por otros presos, que le cortaron el pene y arrancaron el corazón

Un pedófilo que cumplía condena en la cárcel de Peco, en la ciudad de Cruzeiro do Oeste (Brasil), fue encontrado muerto en su celda, con el corazón arrancado y los genitales cortados.

Alex Sandro de Souza Mota, de 30 años, que cumplía condena por violar a su hijastra de cinco años, fue encontrado tirado en el suelo de su celda, con los genitales cortados dentro de su boca. El arma homicida estaba junto al cuerpo: un cepillo de dientes afilado, según informa el medio Daily Star.

El ataque fue perpetrado por tres presos de entre 22 y 31 años, de la misma cárcel. Uno de ellos acabó con la vida de Álex clavándole un cepillo de dientes en el cuello repetidas veces. Una vez muerto, los otros dos le cortaron el miembro y se lo pusieron en la boca a modo de humillación.

En un último acto de menosprecio le arrancaron el corazón y lo tiraron a una papelera. Luego limpiaron la celda, dejaron el cadáver con el pene en la boca y abandonaron el arma homicida al lado. Así lo encontraron los funcionarios de prisión, que horrorizados, dieron cuenta de lo sucedido a la policía. Uno de los implicados confesó el crimen y, como justificación, dijo que cometió el asesinato porque estaba obedeciendo las órdenes de las voces en su cabeza.

«En la celda de PECO, uno de los detenidos asestó el primer golpe en el cuello de la víctima, acabó provocando una hemorragia y se dio cuenta de que posiblemente había matado a la víctima. Después de eso, acostó a la víctima en una cama y comenzó a hacer algunos cortes para extraer el corazón y también le quitó el pene, poniéndolo en la boca de la víctima. Según el verdugo, escuchó voces que le decían cómo debía proceder y dónde cortar», explicó el responsable de la investigación, Izaías Cordeiro de Lima.