Web
Analytics

Una doctora inventó los condones femeninos con dientes, y la razón está generando polémica

Hay inventos que parecen del material del que están hechas las pesadillas… y para la mayoría de hombres este es uno de ellos. Pero la historia que hay detrás es mucho más estremecedora aún.

Sonnet Ehlers, una doctora sudafricana, se encontraba trabajando cuando tenía 20 años en un día completamente normal cuando le ocurrió algo que le cambió totalmente la vida. Tuvo que auxiliar a una mujer que había sido violada, y a día de hoy lo que Ehlers recuerda con más intensidad es lo devastada que estaba la víctima; le parecía que era sólo un cuerpo que respiraba, incluso sus ojos parecían sin vida. Ese día prometió a esta paciente que haría algo para ayudar a personas como ella… y así lo ha hecho.

alg-anti-rape-condom-jpg 2

Ella me miró y me dijo: “ojalá hubiera tenido dientes ahí abajo”. Le prometí que haría algo para ayudar a las personas como ella.

40 años después, Ehlers ha creado Rape-aXe —que se podría traducir algo así como “El corta-violaciones“—, un condón femenino especialmente pensado para defenderse de los violadores: tiene poderosos dientes que se incrustan en el pene de los agresores.

rape-axe-condom 2

El dispositivo se inserta como si fuera un tampón, y una vez que el violador lo tiene adherido, sólo puede ser quitado por un doctor. De esta manera, las autoridades podrían efectuar el arresto con mayor facilidad.

Duele, y el agresor no puede orinar ni caminar cuando lo lleva puesto. Si trata de quitarlo, los dientes se incrustarán aún más… sin embargo, no rompe la piel y no hay peligro de derrame de fluidos.

Ehlers estuvo asesorada por ingenieros, ginecólogos y psicólogos para crear su invento. Pero a pesar de todo, también ha habido mucha gente que considera que no es para nada una buena solución.

Los detractores piensan que este dispositivo no es una solución a largo plazo contra las violaciones, pero sobre todo que hace que las mujeres puedan sufrir más violencia todavía por parte de los agresores.

sonette-ehlers 2

Los hay también que aseguran que es una forma de “esclavitud” para las mujeres: “El miedo rodea a la víctima, el acto de ponerse el condón anticipa el ataque y representa una esclavitud a la que ninguna mujer debería estar sujeta“, dice Victoria Kajja, miembro del Centro de Enfermedades y Prevención de Uganda.

¿Qué piensas tú?

Vía Elegí mal día.