Web
Analytics

Una enfermera española comparte el indignante mensaje que ha encontrado en su trabajo

“Pero qué vergüenza, a estas alturas, después de todo…”.

En los momentos más duros de la pandemia, los sanitarios eran considerados héroes y toda España salía a los balcones a aplaudirles a las 20:00. Un acto que ha quedado en el olvido para muchos ciudadanos.

Lo demuestra Alicia Méndez, una enfermera de Asturias, con una imagen que compartió en su cuenta de Twitter. La sanitaria publicó una foto realizada en el ascensor de su centro de trabajo en la que se ve cómo alguien ha escrito con un rotulador un mensaje estremecedor:

“Asesinoss médicoss”, se puede leer. “Hoy entro a trabajar muy enfadada. Subo en el ascensor y me encuentro con este mensaje”, escribió la enfermera junto a la imagen.

Y advirtió: “La verdad, no habéis conseguido quitarme las ganas de cuidar a vuestros familiares (estoy segura que esto no lo hizo un paciente)”. “Pero qué vergüenza, a estas alturas, después de todo…”, terminó lamentándose.

No es la única que en las últimas horas está lamentando mensajes de odio. Los profesionales del sector sanitario se siguen encontrando con proclamas de lo más desagradables.

Las respuestas a la denuncia.

Ignacio Rosell, experto en medicina preventiva y salud pública de la Universidad de Valladolid, también mostró las reacciones que recibió después de denunciar que en un concierto organizado en su ciudad prácticamente nadie llevaba mascarilla.

Algunos ejemplos: “Vete a cagar”, “Además de terrorista, cobarde”, “Eres un puto calvo de mierda”, “Genocida” o “Yo le aplaudía en la cara a usted”.

En su caso, su denuncia hizo que el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, tuviese que dar explicaciones. Afirmó que la organización es la única responsable del incumplimiento de las medidas sanitarias en un concierto celebrado el pasado sábado que reunió a más de 4.500 personas que no llevaban mascarillas.

Se trataba del concierto de los raperos Natos y Waor, celebrado en el polideportivo Pisuerga. Según fotografías publicadas en redes sociales, los asistentes no usaron la mascarilla.

Los organizadores del concierto afirmaron el pasado miércoles que todo se realizó “dentro de la legalidad, con los permisos de la Junta y el Ayuntamiento y toda la documentación requerida”. En un comunicado, PaSiOn eventos y Conexión Valladolid precisaron que la imagen que se mostró en los medios “se aleja de la realidad de cómo se desarrolló el concierto, ya que es una imagen selfie, que se realiza al finalizar el concierto, donde el público quiere aparecer con su rostro sin mascarilla en la instantánea que lanza su artista favorito desde el escenario”.