Web
Analytics

Una mujer de 35 años con ELA se suicida junto a sus amigos en Oviedo y graba su muerte para eximirlos

Una mujer con ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica) de 35 años se ha quitado la vida en Oviedo tomándose un bote de barbitúricos. La joven era ingeniera titulada por la Universidad de Gales, tenía pareja, vivía en Cangas del Narcea y pertenecía a la organización Derecho a Morir Dignamente.

Todo ocurrió en una suite de un hotel de Oviedo, a la que fue con dos amigos que quería que estuvieran presentes en el fatal desenlace. Según la investigación habría dejado una carta y un mensaje grabado para eximir a sus acompañantes de cualquier responsabilidad penal expresando su deseo de morir. El sufrimiento de esta mujer era tan grande que no pudo esperar a que se aplicara la nueva ley de eutanasia.

La Policía Judicial está elaborando un informe forense que pondrá a disposición del juzgado con el video, la carta y los testimonios de los presentes en el suicidio asistido. Según el de la policía, la mujer acudió junto a un hombre de unos 70 años el pasado martes a un céntrico ovetense en el que reservó una habitación, al día siguiente sus amigos avisaron a los agentes de su muerte.

La mujer fue diagnosticada de ELA hacía cinco años y su calidad de vida ya estaba afectada seriamente, carecía de autonomía y esto le había hecho tomar una decisión tan difícil. Los agentes llegaron al hotel avisados por uno de los dos acompañantes de la joven que forman parte de la Asociación Derecho a Morir Dignamente de Asturias (DMD), una organización que busca la aplicación de la eutanasia y del suicidio asistido, y que promueve el “derecho de toda persona a disponer con libertad de su cuerpo y de su vida, y a elegir libre y legalmente el momento y los medios para finalizarla”, según sus propios estatutos.

La dotación encontró a la fallecía tumbada en la cama un bote de pastillas, una carta y una tarjeta de vídeo, nada se pudo hacer ya por su vida.