Web
Analytics

Una mujer evita a un acosador potencial siguiendo los consejos de seguridad que leyó en Internet

En los últimos tiempos, muchas mujeres valientes han compartido en Internet estrategias de seguridad, gracias a las cuales pueden asegurarse de que realmente alguien las está siguiendo. En caso afirmativo, lo más fácil para salir ilesa es intentar acercarse a un sitio en el que haya más gente, o permanecer en un lugar público y con tránsito. Desgraciadamente, esto no siempre es posible.

Hace poco, una mujer confió en la experiencia de otras personas cuando se dio cuenta de que la estaban siguiendo. Se trata de una usuaria de Reddit que pudo escapar de un potencial acosador gracias a comentarios sobre el tema que había leído recientemente.

Ocurrió cuando estaba terminando de comprar en un centro comercial con su esposo. Necesitó usar el baño antes de irse, mientras su esposo se marchó para esperarla en el coche. Sin embargo, al dirigirse hacia el baño notó un hombre adentro la estaba siguiendo. En ese momento, recordó un comentario importante que decía que nunca entrara a un baño público si la seguían. Esta es su historia completa:

Hoy pasé por una situación potencialmente peligrosa. Supe lo que tenía que hacer gracias a una publicación anterior que leí aquí, y a los comentarios que la siguieron, y quería daros las gracias.

Recientemente anunciaron que volvíamos a estar confinados, así que hice una última visita a mi abuela en una ciudad cercana. Tuve que usar el baño antes de conducir de vuelta a casa, así que paré en un centro comercial que solía estar vacío incluso antes del covid, porque sabía que el baño estaba al lado de la entrada, cruzando un pasillo hasta le otro lado del centro comercial, pero visible desde las puertas delanteras. Rápido y sencillo.

Cuando entré, me crucé a un hombre con una mascarilla amarilla, apoyado en el lado contrario de una columna frente a la entrada. Mientras le pasaba, sentó que se giraba hacia mí, pero seguí mi camino.

No puedo explicar por qué, pero de pronto me vino a la cabeza algo que leí aquí, sobre una mujer que había evitar a un hombre que la seguía. El comentario más destacado en aquel momento decía que nunca entres en un baño público si te están siguiendo.

Crucé el pasillo hasta la zona de tiendas, y vi una juguetería a mi izquierda. Recordé otro comentario que decía que, si no estás segura de si te están siguiendo o no, entres en una tienda en la que sería raro que la persona sospechosa estuviera interesada. Siguiendo mi instinto, me giré hacia la juguetería.

No había nadie en el mostrador, así que me fui a mirar una sección de miniaturas, mientras vigilaba al hombre de la mascarilla amarilla. Entró con normalidad en la juguetería, y se detuvo a mirar la misma sección, a un metro de distancia de mi, pero mirando hacia mi dirección.

Mientras se confirmaban mis temores, luché para que el miedo no me paralizara, y saqué el teléfono de mi bolsillo. Me giré abruptamente, y caminé deprisa hacia la salida, que estaba esperándome fuera en el coche.

El hombre de la mascarilla amarilla se giró y me siguió caminando al mismo ritmo que yo. No puedo explicar la mezcla de miedo, saber que el hombre ahora estaba a una distancia a la que podia agarrarme, y el alivio cuando mi marido cogió el teléfono y escuché a una persona al otro lado de la línea.

Con el teléfono en altavoz, dije en voz alta: “Tengo detrás a un hombre que me está siguiendo”, y sin dudar un segundo mi marido salió del coche y me dijo que estaba viniendo.

No puedo encontrar la publicación, o recordar los nombres de los usuarios de las personas que dieron esos consejos, pero gracias. Si no hubiera sido por esa publicación que leí recientemente, no sé si habría tenido la anticipación o la claridad en el momento para no meterme dentro del baño.

Otras mujeres compartieron sus propias experiencias.

Gracias a la atención que recibió la publicación, muchas otras mujeres se apresuraron a compartir sus propias experiencias. De esta manera, el hilo se convirtió en una recopilación de consejos para este tipo de situaciones.

1.

Ten en cuenta, que no tienes que esperar a que la otra persona descuelgue para decir que te están siguiendo. Mientras el teléfono sigue sonando, empieza a describir al hombre que te sigue y di que ya casi has llegado, “¿están tus hermanos contigo?”, etcétera. Cualquier cosa que exagere la supuesta amenaza. Estos hombres son cobardes, huirán todas las veces. Fuente.

2.

En una ocasión, entré en mi tienda de cosméticos y me di cuenta de que había un hombre charlando con una vendedora sobre las maquinillas eléctricas que había detrás del mostrador. Parecía más o menos normal, pero me llamó la atención porque nunca antes había visto a un hombre en esa tienda.
Mientras miraba el pasillo de maquillaje, escuché la conversación entre este hombre y la vendedora. Él le estaba haciendo una pregunta tras otra, sin darle tiempo a responder. Ella estaba cada vez más frustrada, pero el hombre era incansable. Empezó a insistir en que le dejara pasar detrás del mostrador para poder ver más de cerca las maquinillas, ya que ella era incapaz de solucionar sus dudas.
Me fui a un area en la que estaba detrás de él pero podía hacer contacto visual con la vendedora. Cuando me miró, pronuncié “¿estás bien?” Ella sutilmente negó con la cabeza, mientras mantenía contacto visual conmigo. Saqué mi teléfono y envíe un mensaje a mi marido, que estaba esperando en el coche. Entró tan rápido en la tienda que dejó el motor del coche corriendo. En cuanto el tipo le vio, decidió que no necesitaba una maquinilla y se marchó.
Cuando pagué mi compra, la vendedora estaba temblando, pero me agradeció que no me marchara. Quedaba poco para la hora de cerrar, así que echó el cierre un poco antes y llamó a la policía para denunciar el incidente. Le aseguraron que estarían allí cuando tuviera que caminar hasta su coche.
Tenemos que mantenernos juntas y estar ahí las unas para las otras. Si algo tiene mala pinta, confiad en vuestros instintos. ¡Y gracias que tenemos parejas que también confían en nuestra intuición! Fuente.

3.

Cuando trabajaba en una tienda, una vez un cliente empezó a hacer ese tipo de preguntas sobre nuestros productos, que poco a poco se convirtieron en preguntas inapropiadas sobre si pasaría tiempo con él. Conseguí escaparme por un momento y le conté lo que ocurría a mi supervisor, que inmediatamente me dejó quedarme en la sala de descanso, donde otro colega me reconfortó porque vio que estaba temblando. Mi supervisor echó inmediatamente al cliente, y cuando terminó mi turno me acompañó a mi coche. Me alegro de que haya gente dispuesta a plantarle cara a estos salidos. Fuente.

4.

Hace tiempo, un hombre me siguió en coche desde un restaurante hasta una gasolinera a 10 millas de distancia. Durante el trayecto, llegó a ponerse a mi lado y hacerme gestos para que bajara la ventanilla, y me siguió demasiado pegado. Cuando estaba llegando a casa, me detuve en una gasolinera con mucha gente y corrí al interior. Rápidamente me puse entre dos hombres, a los que les susurré que me estaban siguiendo. Uno de ellos se puso delante mía para protegerme, y el otro literalmente dejó caer lo que tenía en las manos y se enfrentó al hombre. Se aseguraron de que estaba bien, y cuando el hombre que me seguía huyó se quedaron conmigo hasta que vino mi marido. Fuente.

5.

Estaba en el supermercado al que voy diariamente cuando empecé a notar que un desconocido con una camisa blanca siempre aparecía mágicamente en el pasillo en el que me encontraba. Me fui directamente a la sección de higiene femenina, y cinco segundos después apareció en ese pasillo.
El sitio más cercano con un empleado era la farmacia, así que apresuré hasta allí y le dije al farmacéutico que me estaban siguiendo. Al instante, apareció el hombre de la camisa blanca. En cuanto vio que el farmacéutico y yo le estábamos mirando fijamente, giró sobre sus talones y se marchó del supermercado.
Apesta que tengamos que tener la cabeza a tantas revoluciones incluso cuando estamos haciendo la compra a plena luz del día. Fuente.

6.

Un consejo rápido: creo que solo funciona con los iPhones, pero por si acaso. Si presionas el botón de encendido rápida y repetidamente, sonará una alarma y comenzará una cuenta atrás para llamar a los servicios de emergencia.
El sonido es parecido al de una alarma personal antigua, y puede ser escuchada claramente desde el interior de un bolsillo o bolso, y sonará incluso si el teléfono está en silencio. La mayoría de las veces, simplemente el sonido de la alarma será suficiente para que el supuesto atacante se marche, y también llamará la atención de la gente que esté cerca. Fuente.

Y tú, ¿alguna vez has pasado por una historia similar? ¿Conoces algún buen consejo para este tipo de situaciones?