Web
Analytics

Una reportera de TVE abre el micrófono antes de tiempo y deja en shock a Ana Blanco

Ana Blanco tuvo que continuar el programa después de la inesperada reacción de la enviada especial a Washington, Anna Bosc.

El directo es lo que tiene: es impredecible. Y gracias a las redes sociales, ahora los internautas no pasan una. Las últimas protagonistas de una de esas embarazosas meteduras de pata en vivo son la presentadora de TVE, Ana Blanco, y la enviada especial del ente público a Washington para cubrir la toma de posesión de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos, Anna Bosch.

Las dos dejaron uno de esos momentos que siempre serán recordados en televisión, sobre todo por ellas mismas. Sucedió durante uno de los eventos de lo que llevamos de año, los actos que se estaban realizando en las inmediaciones del Capitolio. El 20 de enero, todas las miradas se han centrado en Estados Unidos para ver cómo Joe Biden se convertía en el 46 presidente de los Estados Unidos.

En las inmediaciones del Capitolio no faltaron medios de medios de comunicación de todo el mundo, apuntando sus objetivos hacia el Capitolio mientras contaban todo lo que estaba sucediendo. Una de las periodistas que estaban allí destinada era Anna Bosch, un rostro de sobra conocido del ente público ya que ha sido corresponsal en este país durante muchos años.

Además, ha participado de forma activa en el análisis de los debates electorales de esta campaña, concretamente a través del canal 24 horas. En esta ocasión, Ana Blanco narraba las imágenes que desde Washington llegaban a España antes de dar paso a Anna Bosch: “Con mucha menos gente, Anna Bosch, todo es distinto. Creo que ya nos escucha”, le dijo.

El enfado de Anna Bosch en TVE.

En ese momento, la enviada parecía no haberse enterado de que ya pinchada en directo, y entre gritos lanzaba el siguiente mensaje a sus compañeros: “Sí estoy aquí. ¡No me gritéis! Estoy aquí, no me voy”. Las palabras pillaron por sorpresa a la propia Ana Blanco, que tuvo que reconducir el programa a la espera de conseguir una conexión más propicia con su compañera.

“Bueno tenemos algún problema y Anna no nos escucha, sí que sabemos que está allí. Vamos a ver si recuperamos la comunicación con ella. También ha estado en la calle siguiendo esta ceremonia desde el principio”, dijo con profesionalidad. Después de estos momentos de desconcierto, la presentadora del telediario consiguió por fin establecer conexión con Bosch.