Web
Analytics

Una valenciana pone patas arriba ‘First Dates’ y deja embobado a su cita con sus confesiones sexuales

Después de ver más citas en First Dates de las que podríamos tener en seis vidas (siendo optimistas), somos capaces de clasificarlas en cuatro tipos:

1) Cita que empieza como el culo pero después remonta. Típica cita que comienza regular porque no agrada el físico de la otra persona, pero después descubren que tienen muchas cosas en común y se dan otra oportunidad. En el caso contrario también pasa: empieza bien pero acaba como el rosario de la aurora.

2) Cita que ni frío ni calor. La cena bien, la charla bien, todo bien, pero más parece que estás con tu primo del pueblo que con un posible romance. Todo acaba en “como amigos lo que quiera” y cada uno a su casa.

3) Cita del odio. Aquí se caen mal desde el primer hola. La cena es un martirio y los pretendientes están deseando que se acabe.

4) Cita del flechazo. Todo lo contrario a la anterior. Nada más ver a la otra persona el corazón salta del pecho y suena música de violines en tu cabeza. Te has enamorado.

Hay muchos más tipos, qué duda cabe, pero con estos cuatro ejemplos podemos clasificar al 75% de los encuentros que se producen en el dating show más popular de la parrilla televisiva.

En el tipo “cita del flechazo” encaja perfectamente el encuentro entre Paula, una camarera y peluquera de 24 años, y Nelson, un administrativo de 24 años de Elche. Los dos jóvenes cayeron rendidos a los encantos del otro, y según avanzaba la cena, Nelson le lanzaba una pregunta muy picante a Paula: “¿Qué prefieres, comer, dormir o tener sexo?” a lo que la valenciana respondía “Tener sexo, comer y dormir”. 

Para rematar la cena, y antes de darse el “sí, quiero” a una segunda cita, Paula le hacía una confesión a Nelson que le sacaba los colores y lo dejaba sin palabras: “Te pareces mucho a mi amor platónico de cuando era joven: los ojos, la nariz, las orejas… del colegio, cuando estás enamorada del típico niño que no te quiere. Eres guapísimo”. Viva el amor, claro que sí.