Web
Analytics

Uno de los presuntos violadores de Sanfermines: “Ella dijo que podía con 2, 5 o los que hiciera falta”

 

 

actualidad_140249405_9885631_320x180

El programa ‘La Mañana de TVE’ ha tenido acceso en exclusiva a las declaraciones que realizaron la víctima y los acusados de la violacion múltiple en los últimos Sanfermines. Los testimonios, tomados el dos de septiembre desde las distintas cárceles donde están recluidos los sevillanos, no coinciden casi en ningún punto con la versión dada por la joven madrileña. 

Al principio se sentó conmigo y comenzó a comentar la fiesta, lo bien que estaba (…). Me presenté y le dije: ‘¿Qué haces aquí sola?’. Y me dijo que su primo y su amigo se habían ido a dormir y que ella quería seguir de fiesta”, narraba en su declaración uno de los presuntos violadores.

Es el único hecho que es similar a lo que cuenta la víctima: “A las 3.00 de la mañana los amigos de la universidad con los que fui a Pamplona se perdieron y me senté en un banco. Había un chico que estaba hablando con tres chicos más que estaban de pie. Me preguntó qué hacía en San Fermín, cómo me llamaba, de dónde era… Tenía acento andaluz”.

A partir de aquí, los relatos son totalmente diferentes. Según el mismo acusado: Cuando le dije que era sevillano me dijo: ‘Ah! Me encanta vuestro acento, me encanta cómo sois, yo nunca he estado con un sevillano (…). La conversación se fue calentando y le dije que no estaba con un sevillano normal, yo soy cinturón negro comiendo coños… A lo que ella se rió y dijo que las cosas habría que demostrarlas. Eso me da igual, yo puedo con dos, puedo con cinco y con lo que haga falta”.

Por su parte, la mujer explicó que “me marchaba al coche a dormir y dijeron que me acompañaban porque ellos también iban a pasar la noche en su coche. No me dijeron dónde tenían su coche ni como se llamaban. Los tres amigos iban por delante mientras yo iba hablando por detrás con el que tenía un reloj con al esfera muy grande”.

La víctima señaló que los acusados buscaban un sitio donde poder meterse, primero un bar, después una discoteca y por último un hotel, del que fueron expulsados por los vigilantes de seguridad: “Los tres chicos que iban por delante se dirigieron al hotel, pero el vigilante de seguridad no les dejó entrar porque no estaban en la lista de clientes”. Mientras que la otra parte aseguraba que ella también lo hacía: ella estaba tan metida en buscar un sitio como nosotros“.