Web
Analytics

Unos padres obligados a indemnizar a su hijo con 25.000€ por tirar toda su colección de pornografía

El juez Paul Maloney ha fallado en favor de David Werking, quien había demandado en 2019 a sus padres, Paul y Beth Werking, por tirar a la basura la colección de películas y revistas pornográficas que guardaba en cajas cuando tuvo que mudarse temporalmente a vivir con ellos a su vivienda de Grand Haven, en el estado de Michigan (EEUU).

Según la decisión del juez, sus padres no tenían autorización ni derecho para destruir el material pornográfico para adultos de su hijo por lo que deberán pagarle 30.441 dólares (25.739 euros), además de 14.500 dólares de las costas del abogado de su hijo.

En las alegaciones de la demanda, David señala que todo el material pornográfico que poseía, incluidas 1.605 películas en DVD y cintas VHS, era legal y que cuando reclamó a sus padres los objetos de su propiedad, estos le respondieron que los habían destruido todos.

«Francamente, David, te hice un gran favor deshaciéndome de todo ese material por ti. Lo creas o no, una de las razones por las que destruí tu pornografía fue por tu propia salud mental y emocional», dice su padre en uno de los correos electrónicos que se intercambió con su hijo en 2018. Además, en un conversación telefónica con un agente de la oficina del alguacil, el padre admitió que “había destruido y desechado» la colección de pornografía de su hijo.

La madre del demandante, por su parte, le había advertido también a su hijo, antes de que se mudara, que no llevaría nada de su material pornográfico a la casa, tras haber descubierto toda su colección, y en vez de enviar las cajas a la dirección de su hijo, decidieron destruírla.