Web
Analytics

“¿Vamos a cenar?” Lo que remata la humillación son los 35 likes del final…

Reconocedlo, vosotros también lo habéis hecho en alguna ocasión: el pecado del postureo. Todos nos hemos dejado seducir en alguna ocasión, o al menos hemos tenido la tentación, de caer en el aplauso fácil o la sonrisa cómplice de nuestros seguidores en Facebook, Twitter o —la red favorita para el postureoInstagram.

Y es que si en otros tiempos, hacía falta ser un auténtico triunfador para obtener la aclamación popular, hoy en día basta un perfil en una red social, unos cuantos selfies, una dosis de “sonrisas Profidén” y mucho tiempo libre para presentar una vida de triunfador. Pero es importante un mínimo de criterio: si no cuidas que lo que comparte sea medianamente interesante, te puede pasar como a nuestro protagonista.

Pasen y vean:

Estos 35 “me gustatodavía le deben estar escociendo

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

vef_453856_hay_madres_que_son_adorables_y_despues_esta_la_de_esta_chica_thumb_fb

Por cierto, que hay madres que son adorables… y después está la de esta chica con estas respuestas a los trolleos de su hija.

Vía Elegí mal día.