Web
Analytics

Vigoréxica perdida. Cristina Pedroche preocupa y enfada a sus fans por su última foto en la que aparece ¿demasiado delgada?

La incombustible Cristina Pedroche, defensora a ultranza de las curvas y de sentirse a gusto con su cuerpo sin importarle las críticas de las redes sociales, ha caído en la dictadura del físico. La presentadora, asesorada por su marido, el chef David Muñoz, se viene sometiendo desde hace unos meses a una estricta dieta de 1.200 calorías con la que ha afilado su silueta.

Según informaba el ‘El_Español’, la colaboradora de ‘Zapeando’ acudió al pasado Festival de televisión Vitoria, donde pidió a la organización un menú que no excediera las 1.200 calorías. Esta dieta consiste en restringir las calorías sin pasarse nunca de esa cifra, y no se puede ni oler el azúcar, las bebidas gaseosas, hay que evitar fritos, guisos y alcohol y beber abundante líquido entre las comidas.

Lo más curioso de la dieta de la presentadora son sus declaraciones de hace menos de un año en su blog, donde gritaba a los cuatro vientos lo feliz que se sentía con su cuerpo: “No me importa nada en absoluto que algunos digan que estoy gorda… Estoy muy feliz con mi cuerpo, con mi constitución y con mi genética. Muy orgullosa de ser como soy y me encantaría que vosotros también lo estuvierais, que nunca nadie os haga sentir pequeños o débiles por un comentario”. 

Y este jueves se volvía a liar parda con una fotografía que la vallecana publicaba en su cuenta de Instagram. En la imagen, que a su vez es un collage de cinco fotografías, aparece la colaboradora de ‘Zapeando’ realizando una secuencia de ejercicios hipopresivos, un sistema de entrenamiento cuya finalidad es la reeducación postural y tónica ejerciendo la menor presión sobre cuerpo.

Pero lo que ven los seguidores de la Pedroche son unas costillas que indican que puede estar padeciendo anorexia, y así se lo han comentado en su publicación. Si nos pagaran cada vez que opinamos sobre el físico de otra persona seríamos todos ricos.