Web
Analytics

“Yo ahora me hago el desmayado” Filtran la rajada de Antonio Canales durante la publicidad tras ser despedido en directo

‘Sálvame’ convirtió en un espectáculo la no renovación del contrato de Antonio Canales, la presentadora Carlota Corredera se lo comunicaba en directo ante el estupor de la audiencia. La versión del programa es que no cumplía con las expectativas puestas en él, aunque parte de la crítica televisiva tiene otra teoría: el programa se está poniendo nervioso con el avance de Tierra amarga, que ya le supera en audiencia.

Canales se despachó sin complejos contra el programa, pero lo mejor vino durante la pausa publicitaria, el magazine no se ha cortado y ha emitido todo lo que el bailaor dijo cuando las cámaras estaban apagadas.

“Tengo pena que la resolución haya sido así. No le he liado, creo que he hablado con mucha claridad. He aguantado demasiado aquí, 80 días. Pero vamos, mi destino no era quedarme aquí, ¿Qué hago yo aquí? Yo ahora me hago el desmayado, para eso soy actor, hago todo el espectáculo en plató y me voy para casa con el chófer antes. Mira que pedazo de publicidad, mañana salgo en todos los lados”, aseguraba el “superviviente” en la primera pausa publicitara.

“Otra persona que no tiene la frialdad que yo tengo, se pone a llorar como un niño”, continuaba mientras apostaba por su teoría de que “le falta un cambio al programa”.

En los audios también se puede escuchar a Laura Fa recriminando que fuera muy duro contra sus compañeros de concurso, y él lo matiza: “No he hablado de vosotros, he hablado de los que organizan, de los que dirigen en plató”, señalando directamente a los directores del programa.

Aunque en otra conversación captada durante una pausa se puede escuchar una charla con Kiko Hernández en la que Canales sí ataca muy duramente a varios de sus compañeros, especialmente a Laura Fa, “le sale su vena catalana”, espetaba el colaborador despedido. La colaboradora ha definido este comentario desde sus redes de una forma muy rotunda: “eso solo tiene un nombre, y se llama catalanofobia”