Así no, hija: Felipe VI tiene que parar los pies a Leonor tras lo que se le vio hacer en su última salida nocturna

Anuncios

Leonor, una princesa entre la academia y la fiesta

Leonor, la heredera al trono de España, vive una etapa de formación y diversión en Zaragoza, donde estudia en la Academia Militar. La joven de 18 años comparte con sus compañeros de armas las exigencias de la carrera castrense, pero también los momentos de ocio y alegría en los bares y discotecas de la ciudad.

Anuncios

Su vida en la capital aragonesa no pasa desapercibida para los medios de comunicación, que siguen con interés sus andanzas y aventuras. Leonor alterna las semanas de aislamiento en el cuartel, donde realiza duras pruebas físicas y teóricas, con los fines de semana de relax, donde puede salir a disfrutar de la noche zaragozana.

Felipe VI, un padre preocupado y orgulloso

Leonor tiene una relación muy estrecha y afectuosa con su padre, el rey Felipe VI, que la apoya y la aconseja en todo momento. El monarca sabe que su hija es una persona responsable y madura, pero también le pide que tenga cuidado con su imagen pública y que no se exceda en sus salidas con amigos.

Anuncios

Así lo revela Monarquía Confidencial, que asegura que el rey ha advertido a Leonor de que sea más prudente en su tiempo libre. Felipe VI quiere evitar que su hija proyecte una imagen negativa o frívola, que pueda dañar su reputación o la de la Corona.

El rey, que visitó a Leonor hace unas semanas en la Academia Militar, confía plenamente en su hija, pero también le recuerda que tiene un deber con el país y con el futuro. “Es una joven de 18 años que está muy concienciada con el deber que afrontará en el futuro, pero es persona como el resto de los mortales y tiene derecho a divertirse (…) Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos; pues los reyes también”, dice el medio citado.

Anuncios

Un plan de seguridad más estricto para Leonor

Ante el interés mediático que despierta Leonor, el rey Felipe VI estaría pensando en reforzar la seguridad de su hija, sin que ello suponga un aumento de escoltas. Según Monarquía Confidencial, se ha estudiado un plan de seguridad más estricto, con el fin de proteger la intimidad de Leonor todo lo que se pueda.

El objetivo es que Leonor pueda seguir disfrutando de su vida en Zaragoza, pero con más discreción y precaución. El plan de seguridad no implicaría un cambio en el número de guardaespaldas que acompañan a la princesa, sino en las medidas de vigilancia y control que se aplican en sus salidas y actividades.

Anuncios