España de luto: fallece trágicamente Ander López con tan solo 25 años

Trágico suceso.

Algunas tragedias son particularmente impactantes. Los fallecimientos por causas naturales, como la avanzada edad del finado, son más fáciles de racionalizar. Sin embargo, hay casos en los que el drama se acentúa por factores como la muerte de una persona tan querida y admirada como Ander López.

La gastronomía española está de luto por la pérdida de uno de sus jóvenes talentos. Se trata de Ander López Galilea, un chef navarro que triunfaba en la isla de Formentera con su restaurante Es Còdol Foradat. Ander, de 25 años, falleció este lunes en un trágico accidente de tráfico, al colisionar el coche que conducía con una furgoneta en una carretera secundaria.

Así sucedieron los hechos.

El siniestro ocurrió en la madrugada del lunes, sobre las 04:45 horas, cuando Ander regresaba a su casa después de una jornada laboral. Según informaron fuentes policiales, el coche del chef invadió el carril contrario en una curva y chocó frontalmente contra una furgoneta que circulaba en sentido opuesto. El impacto fue tan fuerte que los bomberos tuvieron que intervenir para sacar el cuerpo sin vida de Ander del vehículo.

En el coche también viajaba una joven de 25 años, que iba como copiloto y que resultó herida leve. Fue trasladada al hospital de Formentera, donde permanece en observación con varias erosiones. El conductor de la furgoneta, un hombre de 29 años, también sufrió heridas leves y fue hospitalizado, aunque ya habría recibido el alta médica.

Ander López Galilea era natural de Lodosa, una localidad navarra donde comenzó su pasión por la cocina hace ocho años. Su primer trabajo fue como ayudante en un restaurante local en 2015, y desde entonces no dejó de formarse y crecer profesionalmente. Pasó por varios establecimientos de Esparraguera y Barcelona, en Cataluña, y también por Londres, donde adquirió experiencia internacional. Finalmente, se instaló en Formentera, donde se hizo cargo del restaurante Es Còdol Foradat, un lugar que ofrecía una cocina creativa y de calidad, basada en los productos locales.

Su muerte ha causado una gran conmoción entre sus familiares, amigos y compañeros de profesión, que han expresado su dolor y su pésame a través de las redes sociales. Ander era un chef con mucho futuro, que había logrado hacerse un hueco en el competitivo mundo de la gastronomía española. Su pérdida deja un vacío irreparable en el sector culinario y en todos los que le conocieron.