La criticada encerrona de Telecinco: Obligan a Jessica a encender su móvil y leer en directo el último mensaje de su novio

El concurso de Telecinco, en el centro de la polémica.

No cabe una polémica más en la casa de ‘GH VIP 8’. La noche del jueves fue decisiva para Jessica Bueno y Pilar Llori, las dos nominadas que se enfrentaban a la expulsión en ‘GH VIP 8’. La presentadora Marta Flich anunció que la votación estaba muy reñida y que cualquiera de las dos podía salir. Pero al final, una de ellas recibió más apoyo del público.

Y esa fue Pilar Llori, que se salvó por los pelos y se quedó en el concurso. Jessica Bueno, en cambio, tuvo que hacer las maletas y abandonar la casa, para disgusto de Luitingo y sorpresa de Pilar, que no pudo disimular su felicidad. “Madre mía, qué fuerte. Gracias. ¿Hola? No me lo esperaba para nada, qué fuerte. Estoy flipando”, dijo nada más conocer el resultado. Jessica, por su parte, ha afirmado: “Mi mente ya lo necesitaba”.

Jessica le pidió a Pilar que le transmitiera un mensaje a Luitingo: “Dile que se lo pase bien, que no se quede en la cama deprimido”. Pilar se quedó alucinada con la petición y le contestó: “Yo estoy flipando, no me puedo creer que me estés pidiendo eso”.

Pero no hizo falta que Pilar fuera la mensajera, porque poco después, Luitingo pudo ver a Jessica en persona y despedirse de ella. Fue un momento muy emotivo y triste, en el que los dos se abrazaron y lloraron sin consuelo. Luitingo se culpó de la expulsión de Jessica y le dijo: “Esto ha sido por mi culpa, yo no quiero seguir aquí sin ti”. Jessica intentó animarle y le dijo que disfrutara de la experiencia, aunque ella era la que tenía más motivos para estar triste.

Más tarde, Jessica Bueno ha compartido cómo se sentía tras la expulsión: “Estoy tranquila, ya se acabó. Me da pena no vivirlo hasta el final, pero mi cuerpo ya sabía que se marchaba… No he podido hacer más de lo que he hecho. Si han decidido que era el momento de marcharme, pues lo acepto”.

Revela el contenido del último mensaje de su novio.

Después de tres meses de convivencia en la casa de ‘La isla de las tentaciones’, Jessica Bueno ha sido la última expulsada del reality show que ha mantenido en vilo a millones de espectadores. La joven, que entró al concurso con su pareja Pablo Marqués, ha vivido una intensa experiencia que le ha hecho replantearse sus sentimientos y su relación.

Uno de los temas que más ha dado que hablar durante el programa ha sido la estrecha relación que se ha forjado entre Jessica Bueno y Luitingo, el famoso cantante que participaba como soltero. El artista, que rompió con su novia Pilar Llori al poco de entrar en la casa, no ocultó en ningún momento su interés por Jessica, a la que dedicó canciones, caricias y confidencias. Ella, por su parte, se mostró receptiva y llegó a gastar 5.000 euros de su premio final para que Luitingo volviera al concurso tras ser expulsado por segunda vez. Desde entonces, su complicidad fue creciendo y protagonizaron escenas que hicieron saltar las alarmas.

Pilar Llori, que seguía el programa desde fuera, aseguró que Jessica también estaba enamorada de Luitingo y que solo era cuestión de tiempo que lo reconociera. Sin embargo, la exconcursante ha negado rotundamente que entre ellos haya algo más que una bonita amistad, aunque ha admitido que puede haber habido momentos que hayan causado malentendidos o problemas con su pareja.

“No es un amor imposible. Yo he elegido y elijo que somos amigos. Aquí se vive en una burbuja que no te deja ver claro lo que sientes ni lo que es (…) Algo que es amor de hogar y familia se puede confundir”, explicó Jessica minutos antes de saber que era la expulsada.

Cuando se anunció el veredicto de la audiencia, Jessica se mostró aliviada por salir de la incertidumbre y feliz por reencontrarse con sus hijos. Luitingo, en cambio, se quedó destrozado y llegó a plantearse abandonar el concurso. Jessica, en su emotiva despedida con él, le animó a que siguiera luchando por el premio.

Ya en el plató, Jessica Bueno se fundió en un abrazo con sus familiares y amigos y respiró hondo con Marta Flich, la presentadora del programa. Eran muchas las emociones de la noche. Marta le entregó entonces su móvil para que lo encendiera y descubriera si Pablo Marqués, su pareja, le había escrito.

“Te quiero”.

Jessica se atrevió a hacerlo aunque se extrañó porque no recibía notificaciones. Al entrar en ‘WhatsApp’, la exconcursante confirmó que su novio le había escrito un mensaje hacía un día y reveló el contenido del mismo: “Te quiero”, dijo ella con una sonrisa de oreja a oreja.

La polémica ha estallado en las redes sociales y muchos espectadores han criticado duramente el gesto de Marta Flich, la presentadora, de obligar a Jessica Bueno a leer en directo el mensaje. Según los usuarios, se trata de una invasión a la privacidad de la modelo y una falta de respeto a su intimidad.

A pesar de que Jessica Bueno, que acababa de salir de la casa tras ser expulsada, no se mostró visiblemente incómoda al tener que encender su móvil y comprobar si su novio le había escrito, es cierto que Marta Flich no le dio opción a elegir y le instó a que leyera el mensaje en voz alta ante las cámaras. Un hecho que dejó a todos en shock y provocó la indignación de muchos espectadores.