“Menuda barbaridad”: Soraya sorprende con lo que hizo para dar los puntos de España en Eurovisión 2024

Anuncios

Dejó a todos sin habla.

En una noche donde la música y la política se entrelazaron en un baile inesperado, el Festival de Eurovisión concluyó su edición más controvertida, coronando a Suiza y a su carismático Nemo con ‘The Code’. La gala no solo fue un escaparate de talento musical, sino también un reflejo de las tensiones geopolíticas actuales, con la presencia de Israel en medio de un conflicto internacional de gran resonancia y la sorpresiva expulsión de Países Bajos tras un “incidente” que involucró a su representante y una trabajadora del evento.

Anuncios

Mientras tanto, España experimentó una noche agridulce. A pesar de las altas expectativas y una actuación que electrificó al Malmö Arena, Nebulossa y su propuesta musical no lograron escalar más allá del puesto 22, un resultado que desafió las predicciones y dejó a muchos preguntándose qué había fallado. La decepción fue palpable, pero no disminuyó el espíritu competitivo que Nebulossa demostró en el escenario.

“Menuda barbaridad”.

Por otro lado, Croacia, Ucrania y Francia emergieron como los nuevos favoritos del público y el jurado profesional, ascendiendo en el ranking y situándose justo detrás del triunfante Nemo. Estos países, con sus propuestas innovadoras y cautivadoras, demostraron que Eurovisión es un terreno fértil para la diversidad musical y la excelencia artística.

Anuncios

En un giro nostálgico, la portavoz de España para este 2024 fue Soraya Arnelas, quien ya había representado al país en el festival en 2009 con ‘La noche es para mí’. Desde la soleada playa de Benidorm, Soraya tuvo el honor de anunciar los codiciados 12 puntos de España, una tarea que en años anteriores había recaído en figuras como Nieves Álvarez o Ruth Lorenzo. En una entrevista previa con ‘FormulaTV’, Soraya compartió sus emociones y expectativas sobre el evento, revelando un detalle curioso sobre su vestuario.

Anuncios

Con la intención de llevar un símbolo de su tierra natal, Soraya había planeado incorporar un detalle de la bandera de Extremadura en su atuendo. Sin embargo, al percatarse de la similitud con la bandera de Palestina, decidió renunciar al gesto para “evitar polémicas” y mantenerse al margen de cualquier debate político. Su decisión de no portar ninguna bandera fue un claro mensaje de su deseo de no politizar su participación en el festival.

La elección de Soraya generó opiniones divididas entre los seguidores de Eurovisión. Algunos usuarios en redes sociales contrastaron su decisión con la actitud de otros participantes, como Angelina Mango, quien no dudó en exhibir la bandera de Italia durante su actuación. Este debate pone de manifiesto cómo Eurovisión, más allá de ser un concurso musical, se convierte en un escenario donde se entrecruzan la cultura, la identidad y la política internacional.

Anuncios